Lorenzo Bravo y Manuel Pelarda, abrazándose en el último congreso de UGT celebrado en 2013. | Pere Bota

UGT Balears parece haber superado las graves dificultades económicas que atravesaba el año pasado gracias a la labor llevada a cabo por la gestora, tutelada por Madrid, que desde octubre trabaja para mejorar la situación financiera de la organización sindical.

La treintena de empleados del sindicato ya han recuperado el ritmo normal en el cobro de sus nóminas –tras sufrir retrasos de más de dos meses en los ingresos de los salarios– y después de que siete trabajadores dejaran sus empleos, según los datos que baraja el comité de empresa, optando por pactar sus despidos y abandonar su trabajo con 30 días por año y un máximo de 14 mensualidades.

La gestora está presidida por el secretario estatal de Organización y Comunicación, José Javier Cubillo, e integrada por Alejandro Texias, Xisco Mulet, Ana Landero y Esperança Barceló. Cubillo, que en la presentación de la gestora eludió confirmar que la deuda del sindicato en las Islas rondaba los dos millones de euros, sí que indicó que la intención era hacer «todo lo que está en nuestras manos para mejorar la situación».

Candidaturas

A pesar de que el sindicato esté al día en el pago de las nóminas, no parace que haya mucho entusiasmo por presentar candidaturas a ocupar la Secretaría General vacante desde septiembre de 2014, con la dimisión de Manuel Pelarda.

El congreso extraordinario de UGT Balears en el que se elegirá la comisión ejecutiva, la comisión de control y análisis económicos, y al secretario general de la organización, se llevará a cabo el 29 de septiembre.