El fenómeno solar en la Seu se ha podido contemplar desde las terrazas exteriores de Es Baluard. | P. Pellicer

Centenares de personas han llenado este sábado por la mañana la terraza de Es Baluard para contemplar el espectáculo de luz natural que provoca el solsticio de invierno al atravesar los rosetones de la Catedral de Palma.

Coincidiendo con el día más corto del año, al amanecer, la luz solar se filtra por el rosetón de Levante de la Catedral y sale por el de Poniente, atravesando la nave central del templo. Como consecuencia, la luz del sol se proyecta por las dos vidrieras formadas por múltiples colores.

Este fenómeno casual coincide con la orientación de 120 grados norte de la Catedral y fue descubierto hace ocho años por Daniel Ruiz y Josep Lluís Pol, miembros de la Societat Balear de Matemàtiques, quienes denominan a esta maravilla como el 'Calidoscopio de la Catedral'.