Iglesia de Santa Eulalia. | G. VALERO

10

Las parroquias de Mallorca cerraron 2013 con una deuda acumulada de 7,5 millones de euros, lo que supone una reducción del 21,5 % respecto al año anterior, según recoge el balance económico hecho público por el obispado.

El año pasado, los gastos ordinarios de las parroquias de la isla ascendieron a 3,2 millones de euros y se destinaron 3,4 millones de euros más a obras.

En este último apartado, los ingresos de las colectas específicas dirigidas a financiar las construcciones y reformas se situaron un 69 % por debajo de los gastos.

Respecto a la administración diocesana, los gastos ascendieron a 4,8 millones de euros, un 5,5 % por encima de los ingresos.

En total, la Iglesia de Mallorca tuvo el año pasado unos gastos de 11,5 millones de euros, y unos ingresos de 10,1 millones de euros, lo que representa un déficit del 13,8 %.

El obispado destaca en su nota de prensa que el año pasado 50.000 personas fueron atendidas en los hospitales, ambulatorios, casas de ancianos, discapacitados, orfanatos y guarderías.

«Hay que sumar también la ayuda que las diversas Cáritas, diocesana y parroquiales, ofrecen incansablemente a las comunidades cristianas», resalta la administración religiosa.

Añade que hay «120 misioneros mallorquines repartidos por todo el mundo.