0

La Conselleria de Salud ha anulado la orden de aplazamiento y ha decidido pagar los complementos de acción social a casi 7.000 de sus trabajadores, según ha anunciado el sindicato UGT.

«Se impone la coherencia y el Ib-Salut da marcha atrás», explica el sindicato en un comunicado en el que recuerda que inicialmente la Conselleria había decidido abonar en 2015 los complementos correspondientes a noviembre y diciembre de este año.

UGT subraya que esta medida hubiera supuesto cargar «los efectos de la crisis y la mala gestión presupuestaria» sobre unos trabajadores que en los últimos años «han perdido entre un 30 y un 35 % de poder adquisitivo debido a los recortes y congelaciones salariales, el aumento de la jornada y la pérdida constate de derechos laborales».

El sindicato subraya que los complementos por hijos menores y familiares discapacitados que reciben algunos trabajadores del Ib-Salut «no sin ni un sobre sueldo ni un regalo», sino compensaciones pactadas que implicaron renunciar a otras mejoras retributivas.