0

La plataforma Marea Blava Mallorca ha lamentado «la improvisación y el poco rigor» del Govern para aclarar las prospecciones petrolíferas que pudieron oirse en aguas de Balears en abril 2013 y ha exigido al ejecutivo autonómico que no permita nuevos proyectos de exploración cerca del archipiélago.

Tras asistir ayer a la comparecencia del conseller de Agricultura, Medio Ambiente y Territorio, Biel Company en el Parlament, los portavoces de la entidad han criticado en un comunicado el escaso «rigor» del Govern para investigar el origen de dichas prospecciones y si realmente han afectado a la flora y fauna marina.

La plataforma ha destacado que Company se aferre a un informe realizado este lunes por el mismo técnico que meses anteriores denunciaba los sondeos acústicos «perfectamente audibles en todo el mar balear» en abril de 2013 y la afectación que pudieron causar en «plena época de migración de las ballenas».

El nuevo informe complementario asegura que los sondeos no han afectado significativamente a la flora o fauna marina y concluye que seguramente se realizaron a 250 o 300 kilómetros de distancia.

Noticias relacionadas

Marea Blava Mallorca considera llamativo que la Conselleria de Medio Ambiente no le diera importancia al informe redactado por su técnico en abril de 2013, cuando se detectaron las prospecciones, ya que no ha investigado su origen hasta esta misma semana.

La entidad recalca que han transcurrido 16 meses entre el informe que las detectó y la reacción de la Conselleria, que se ha producido «después de que hayan sido los medios de comunicación los que han dado a conocer la noticia».

La plataforma ha calificado de «lamentable, improvisada y poco rigurosa» la metodología empleada para confirmar que los sondeos se hicieron a 250 o 300 kilómetros de Balears, utilizando la analogía con otro estudio anterior, del año 2006, realizado en aguas del estrecho de Gibraltar por una ONG.

Marea Blava señala las carencias del nuevo informe que no indica dónde se efectuaron los sondeos sísmicos, no recoge ninguna investigación en puertos o en el tráfico marítimo de esos días, ni consultas a empresas dedicadas a hacer prospecciones que hayan solicitado permisos para llevarlos a cabo o a las autoridades de regiones cercanas donde pudieron llevarse a cabo.