18

El PP de Baleares aboga por que todos los partidos se sienten a negociar la reforma de la Ley Electoral para garantizar que sea alcalde el candidato más votado, pero considera que el acuerdo no es necesario para cambiar las reglas porque su propuesta cuenta con un respaldo popular mayoritario.

«No es lógico que en una carrera se lleve la medalla de oro el que llegue tercero», ha subrayado hoy el secretario general del PP de las islas, Miquel Vidal, seguro de que «un 90 %» de los ciudadanos están de acuerdo con una modificación que distintos partidos, incluido el PSOE, han defendido anteriormente.

Vidal ha señalado en rueda de prensa que «la reforma de la Ley Electoral es necesaria» para dar «estabilidad política, estabilidad social y estabilidad institucional» a los municipios y ha abogado además, a título personal, por que la garantía de que gobierne el partido o candidato más votado se extienda a los consells y al Govern.

«Es una propuesta abierta y planteada a todos los partidos», ha incidido el dirigente popular, quien, no obstante, se ha mostrado partidario de cambiar el sistema de elección de alcaldes antes de los comicios del próximo mes de mayo aunque ninguna otra fuerza política respalde al PP.

El partido mayoritario de Baleares defenderá su posición con mociones que someterá a votación en todos los ayuntamientos del archipiélago y en instituciones supramunicipales.

Según Vidal, la modificación de la norma electoral «se presenta porque las circunstancias sociales y políticas cambian» y para asegurar un mayor compromiso de los gobernantes con sus programas electorales.

En este sentido, ha puesto como ejemplo negativo que el PSIB y el PSM, cuando se aliaron frente al PP para gobernar la comunidad balear en 2007, decidieron construir al hospital de Son Espases en contra de sus promesas electorales. «Eso es engañar a la gente», ha dicho.

El secretario general del PP ha asegurado que esa situación es distinta de los incumplimientos de promesas de su partido, justificados porque «no se ha podido». «Cumplimos siempre nuestros programas electorales», al menos en «un 80, 85 ó 90 por ciento», mientras que «cuando hay pactos no cumplen ni un solo punto», ha agregado.

A las críticas que señalan que con la reforma se mermaría el papel de los partidos minoritarios, Vidal ha respondido que, por el contrario, estos tendrían mucho que decir cuando un candidato mayoritario no alcanzase la mayoría absoluta. «Hacemos un ejercicio de democracia», ha recalcado.