Previous Next
20

La reunión de hoy en el Tribunal de Arbitraje y Mediación (TAMIB) medirá 'cara a cara' las posturas de la representación laboral de Emaya y de la mayoría de gobierno en Cort respecto a la huelga indefinida convocada desde el próximo día 22. El comité de empresa sabe que se examina ante una opinión pública poco favorable a los motivos de su postura de fuerza, y los regidores del PP siguen apuntando que las condiciones de trabajo son negociables «pero no las huelgas políticas».

Al TAMIB llegan ambas partes con dos informes antagónicos. El comité de empresa con cinco folios de «exigencias que motivan la huelga infenida», cuyo arranque mezcla cuestiones de contratación de personal, de servicvios diurnos y nocturnos e incluso de plazos para la limpieza interior de los contenedores, con las de «recuperar la calidad de los servicios que presta Emaya a los ciudadanos de Palma».

Salario promedio

Por su parte, la presidencia y la dirección de Emaya se apoyarán en un informe con dos puntos de partida claros, como son la presunta ausencia de argumentos sólidos para una huelga «que solo persigue la cabeza del regidor Andreu Garau», y el compromiso que el PP habría cumplido de mantener todos los contratos fijos e indefinidos «ahuyentando el fantasma de la privatización» de la limpieza y la recogida en Palma.

Noticias relacionadas

A ese respecto, la documentación que maneja Emaya sobre cuánto le cuesta al contribuyente palmesano el funcionamiento de la parte medioambiental, señala que el 60 % del presupuesto se destina -históricamente- a gasto de personal, y el pormenor de ese capítulo reza que el coste medio por trabajador es de 452.500 euros al año, «que en el caso de los miembros del comité de empresa llega en promedio a los 53.000».

Coberturas

Otro de los argumentos que enfrentará hoy a ambas partes a la hora de negociar las exigencias de la parte laboral es el de la presunta «ciudad cada vez más sucia», que el comité de empresa insinúa en su justificación de huelga y que su presidente, Miguel Romero, ha afirmado con reiteración en las últimas semanas ante los medios informativos llegando a evaluarla en una disminución de prestación de servicio de la cuarta parte de las rutas palmesanas.

Sobre ese particular, el regidor Garau, presidente de Emaya, ha indicado en distintas ocasiones a la representación laboral que «esa es una perversa manipulación de la situación histórica de la cobertura real de los servicios de limpieza, que ha sido del orden del 70 % desde al menos los años 80, con calles barridas a diario y otras en días alternos, con unas u otras corporaciones gobernando este Ajuntament».