Imagen de las autoridades frente a la pasarela para peatones de Can Foradí. | M. À. Cañellas

23

Los vecinos de Son Cladera vieron ayer materializada una reivindicación histórica, con la inauguración de la pasarela de Can Foradí: poder cruzar con seguridad las vías del tren.
La nueva infraestructura tiene una altura de 7 metros, un pasadizo superior de 11 metros de largo y 2,5 metros de ancho. Además, tiene dos ascensores para que las personas con problemas de movilidad o que lleven peso puedan cruzar las vías del tren con seguridad.
Esta pasarela es fruto de un acuerdo de colaboración entre el Govern y Cort. El proyecto ha contado con un presupuesto de 332.536 euros, de los que el Ejecutivo autonómico ha pagado 119.479 euros y Cort, 213.057 euros.
Nueva parada
Además, SFM ha construido un apeadero, con dos andenes de 66 metros de largo y 3 de ancho, que permitirá que la línea M2 entre Palma-Marratxí pare aquí.
Al acto de inauguración asistieron el president del Govern, José Ramón Bauzá, el alcalde de Palma, Mateo Isern, y el conseller d’Agricultura, Medi Ambient i Territori, Biel Company, entre otros.
La presidenta de la Asociación de Vecinos de Son Cladera, Isabel Font, manifestó su satisfacción porque «Son Cladera tiene una pasarela del siglo XXI». Bauzá le recordó «cuando viniste a verme cargada de planos» y destacó la colaboración entre el Govern y Cort. El alcalde destacó el trabajo de los vecinos y pidió civismo para conservar la pasarela.
Los vecinos recordaron al joven que falleció en agosto de 2012.