El abogado Francisco José Carvajal es el principal sospechoso en la investigación de la grabación oculta de la declaración de la infanta Cristina. | Efe

10

El Grupo de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional y un perito del abogado imputado, Francisco José Carvajal, reconstruyeron ayer la declaración que el pasado 8 de febrero realizó ante el juez instructor del ‘caso Nóos’, José Castro, la infanta Cristina.
En la misma sala de los juzgados de Vía Alemania donde declaró la hija menor del Rey, los especialistas intentaron recrear de la manera más fidedigna posible el desarrollo de la declaración con el objetivo de determinar quién y cómo burló las medidas de seguridad para grabar el vídeo.
La filmación fue reproducida en internet a través de la empresa de ‘streaming’ Wouzee, que permite compartir y publicar este tipo de grabaciones, a pesar de que el juez Castro había dado órdenes terminantes para impedir que la esposa de Iñaki Urdangarin fuese grabada en vídeo o en audio.
Diligencia
El titular del Juzgado de Instrucción 11 de Palma, Manuel Penalva, investiga los hechos y ordenó la diligencia realizada ayer tras conocer que un informe elaborado por expertos de la Universidad de Málaga, ciudad en la que reside el abogado imputado, Francisco José Carvajal, ponía en duda las conclusiones a las que había llegado la policía en Palma.
Según ese informe, las imágenes fueron manipuladas y obtenidas a través de un dispositivo camuflado en la mano o en el antebrazo, como un reloj o un anillo. También, rechaza que la grabación se hubiese efectuado desde el lugar que ocupaba el abogado malagueño imputado, tal y cómo habían concluido los especialistas al reconstruir la declaración. El abogado fue interrogado por la filmación de la Infanta en la sede de la Policía Nacional el pasado 26 de febrero y después, compareció ante el juez en calidad de detenido.
En todo momento, el letrado negó su participación en los hechos investigados.