Previous Next
28

A pesar de que en la calle apenas se percibe y los partidos ni siquiera han colgado carteles pidiendo el voto, en una semana se celebran elecciones en España para elegir a los eurodiputados. Gonzalo Adán, director del Instituto Balear de Estudios Sociales (IBES) y profesor de Técnicas de Investigación Social en el Departamento de Psicología de la UIB, explica cuáles serán las diez claves de estos comicios.

1. El desconocimiento sobre las instituciones europeas

Los políticos nos dicen que el 80 % de nuestras vidas depende de lo que se decide en Europa, pero 30 años después de las primeras que se celebraron, en 1984, se sigue confundiendo Bruselas con Maastritch o el Parlamento con el Consejo. Los ciudadanos no saben cuántos eurodiputados se eligen ni cuántos países hay en la UE. Todo se intuye como un enorme complejo burocrático, pero de escasa eficacia ejecutiva. Ante el desconocimiento, se opta por la abstención y así ha sido tradicionalmente.

2. La elevada abstención, sobre todo en Balears

La elevada abstención es propia de casi todos los países, pero en España es mayor y en Balears, superior a la media autonómica. Los motivos son varios pero, además del desconocimiento, está la lejanía, el aislamiento como archipiélago y el rechazo a la política, a los políticos y a los partidos sobre todo por la corrupción, que en Balears ha sido mayor que en otros sitios. La mejor prueba es que el debate televisivo entre Cañete y Valenciano fue el menos visto de toda la historia.

3. El rechazo a los dos grandes partidos: el voto de castigo

El rechazo a los partidos y a los políticos se va a ver con toda su crudeza en estas elecciones. En las encuestas del CIS ya es el segundo o tercer problema, y afecta tanto a los tradicionales votantes del PP como del PSOE. La cuarta parte de sus votantes mas fieles, mostrarán su desafección ante unos casos judiciales que no paran, y por la ausencia de medidas drásticas, pactadas entre ambos, que lleven a mejorar el sistema. Estos votantes de castigo se irán a la abstención y a los partidos emergentes.

4. Los partidos emergentes por oposición a los tradicionales

En las elecciones europeas, son decenas los partidos que sacan menos del 1% de los votos. Esta vez, gracias a los votantes descontentos del PP y del PSOE, hay al menos cuatro o cinco con opciones de superar la barrera del 3%. Además de IU, UPyD, ERC y los nacionalistas de Coalición por Europa, se hablará mucho de VOX, Ciudadanos y Podemos.

5. La ausencia de Més y el PI

Ha pasado casi desapercibida la ausencia del Més y del PI en las candidaturas y por lo tanto en la campaña electoral. Sin embargo, a pesar de los motivos que haya tenido cada partido para no presentarse, les han hecho un favor muy grande al resto, ya que entre ambos, reparten aproximadamente un 15% del voto. Los más favorecidos van a ser ERC y Equo, y algo menos el PSOE.

6. Las inoportunas primarias de los socialistas

Aunque se ha hablado poco de ello, las primarias socialistas son una espada de Damocles que se cierne sobre todos sus votantes potenciales. A nivel nacional por la presión de que si el PSOE queda por debajo del PP en votos, Rubalcaba su equipo tendrán que acelerar su relevo. Y en Balears, porque el escaso tiempo entre las elecciones internas y las europeas, no ha permitido reorganizar el partido, quedando algunos descontentos que seguramente no irá a votar.

7. Los diferentes estilos de Cañete y Valenciano

Los candidatos locales tienen poco o ningún tirón en las elecciones europeas, sin embargo los pocos electores que aún quedan en pie después de todo lo dicho, tienen motivos para votar aunque sea en clave nacional. Por ejemplo pueden optar por darle el espaldarazo a Rajoy, confiando en la recuperación económica, o a Rubalcaba para que se oponga a los recortes, de igual manera que se puede confiar en la imagen de solvencia y sosiego que intenta desplegar Cañete, o en la la imagen de impetuosidad e inconformismo con que lo intenta Valenciano. Para Gonzalo Adán el comentario que hizo ayer Cañete sobre los debates con mujeres no le pasará factura al PP, pero le dará un punto más de lo previsto de participación al PSOE como máximo.

8. El bipartidismo no está en declive y aguantará el domingo

A pesar de los partidos emergentes, y del voto de castigo al PP y al PSOE, el bipartidismo se mantendrá fuerte. Gonzalo Adán cree que en Balears no se llegará al 85 por ciento de voto PP-PSOE de otras ocasiones, pero considera que se seguirá estando cerca porque los partidos pequeños de las Islas están más «débiles» que en el conjunto nacional. Cree que EU subirá, pero no tanto como en el resto de España.

9. Prevalencia de asuntos domésticos: economía y recortes

En todas las elecciones europeas existe la queja de que la contienda electoral se da con asuntos nacionales y no con asuntos europeos. Está pasando lo mismo. Según Adán más que propuestas, existe una discusión mutua en ver quien lo ha hecho peor, lo cual no ayuda a votar en positivo. Gonzalo Adán cree que ambos partidos deberían haber hecho un ejercicio de pedagogía para que los ciudadanos volvieran a confiar en sus políticos y en las instituciones que representan.

10. Las encuestas . ¿Quién va a ganar?

Con todo lo anterior surge la duda de quien ganará y por cuanto. Ultima Hora publicó una encuesta de IBES hace dos meses en que el PP aventajaba al PSOE en 6 o 7 puntos. Si no hay más imprevistos, Gonzalo Adán cree que en Baleares, la abstención será muy alta, y el PP perderá porcentaje de voto igual que en toda España, pero ganará las elecciones con una distancia entre cinco y diez puntos sobre el PSOE. De ser así, todos los partidos tendrán motivos para estar contentos, y con razón. El PP porque habrá vuelto a ganar, el PSOE porque mejorará sus nefastos resultados de las generales de 2011 y el resto porque aunque poco, subirán en porcentaje.