El presidente del Govern, José Ramón Bauzá, hoy en el Parlament.

88

El presidente del Govern, José Ramón Bauzá, ha defendido hoy su propuesta de supresión de casi un tercio de los diputados del Parlament y ha considerado que las críticas de la oposición demuestran su alejamiento de la ciudadanía: «La gente en la calle dice que nos hemos quedado cortos».

Bauzá ha aludido a su plan de reforma de la cámara autonómica para tratar de evidenciar que, a su juicio, la oposición no está realmente preocupada por los problemas sociales, puesto que rechaza una iniciativa que supondría un ahorro de 11 millones de euros por legislatura.

Sin embargo, el portavoz de MÉS, Biel Barceló, que había acusado al presidente de poner en riesgo la salud de 1.868 menores a los que se ha retirado la tarjeta sanitaria, ha afirmado que si el PP propone «cambiar las reglas de juego» no es para ahorrar sino porque teme perder las próximas elecciones.

«Le preocupa la pobreza infantil, ayude con 11 millones de euros», ha retado Bauzá al líder del grupo nacionalista, al que ha censurado además por no acudir a las reuniones a las que le convocó para negociar la supresión de diputados.

En cuanto a la retirada de la tarjeta sanitaria a menores hijos de inmigrantes sin permiso de residencia, el presidente ha negado que tenga efectos: «No hay ningún niño menor de 18 años que no tenga una asistencia sanitaria completa».

Por contra, Barceló ha asegurado que la retirada de la tarjeta conlleva que los menores afectados carezcan de médico de familia y puedan tener el seguimiento que requiere una atención médica adecuada.

En cuanto al ahorro que pretende Bauzá con su propuesta de reforma del Parlament, el líder de MÉS ha subrayado que su grupo seguirá planteando medidas de reducción del gasto y le ha echado en cara al presidente su propia situación: «Nuestros diputados cobran un sueldo, no dos o tres como usted».