Una imagen de la rueda de prensa celebrada este mediodía en la Conselleria d'Educació. | Joan Torres

161

La Conselleria d´Educació ha rectificado y ha aceptado flexibilizar la aplicación del TIL que proponía el informe del Consell Escolar, aprobado ayer por mayoría (17 votos a favor, 11 en contra y dos abstenciones). El retroceso es sólo parcial, pero suficiente para que la consellera Joana Maria Camps y el secretario autonómico de Educació, Guillem Estarellas, comparecieran ayer con los representantes de la patronal mayoritaria de los colegios concertados, Escola Catòlica (77 centros), y CECE para anunciar que han alcanzado un pacto educativo.

Camps explicó que a partir del próximo curso en 1º y 2º curso y el siguiente en 1º, 2º y 3º de la ESO, en lugar de impartirse como mínimo tres asignaturas en inglés (la lingüística y dos más) o siete horas semanales, bastará que se impartan dos materias (la lingüística y otra) o 5 horas a la semana. No obstante, añadió que los centros que opten por más horas recibirán incentivos, que no concretó, y aseguró que todos contarán con los recursos necesarios. El calendario no varía en Infantil y Primaria.

Al asumir el informe del Consell Escolar, la orden de desarrollo del TIL establecerá que debe haber un «equilibrio lingüístico» entre las dos lenguas oficiales, añadiendo que no tiene porqué ser un reparto aritmético, en referencia a las horas que quedan una vez se reparten las que deben destinarse a inglés, castellano o catalán. Al respecto, la consellera aseveró que «no se modifica nada, porque el TIL nunca ha hablado de reparto aritmético, sino de un equilibrió entre ellas».

Pero no opina igual la patronal mayoritaria con la que se ha firmado el pacto, Escola Catòlica. Su presidente, Bernat Alemany, interpretó que «es muy diferente pedir un reparto de manera equilibrada, como decía el decreto, que hablar de un equilibrio lingüístico, como dirá la orden». A partir de ahora, entendió Alemany, sí se podrán impartir más horas lectivas en catalán o en castellano, en función de lo que cada centro considere que precisa para alcanzar su propio equilibrio. De hecho, reconoció que si un centro entiende, por su tipo de alumnado, que lo que le conviene es impartir más horas en una de las dos lenguas podrá hacerlo, con lo que se podría dar el caso de centros con el 50 % o más de horas lectivas en catalán. Eso, de hecho, supone la recuperación del artículo 20 del primer decreto del TIL que fue derogado.

Alemany, no obstante, defendió la actitud abierta de la Conselleria para dialogar sobre la orden de desarrollo del TIL y destacó que el acuerdo supondrá «una mejora» para los centros y aporta «aire» a la situación actual.