Patronal y sindicatos, ayer en la sede de UGT, donde dieron a conocer sus plataformas reivindicativas para el convenio.

53

Después de un mes para ultimar las diferentes plataformas reivindicativas, patronal y sindicatos de hostelería se reunieron ayer para dejar de manifiesto, una vez más, que las posturas están más encontradas que nunca y que mucho se tendrá que negociar para evitar lo que ya algunas hoteleros dan como inevitable: la huelga.

La reunión duró unos 35 minutos, tras la cual el portavoz de la patronal de hostelería, Aurelio Vázquez, dejó sentado cuatro puntos básicos y de difícil negociación, caso del tema salarial (incremento cero), flexibilización de costes y la reestructuración de la figura de los fijos discontinuos con la externalización de trabajos.

Sindicatos y patronal se reunirán de nuevo los días 2 y 9 de abril, teniendo otro mes para lograr perfilar documentos que aproximen posturas.

Crítica sindical

Noticias relacionadas

Los secretarios generales de las federaciones de hostelería de UGT y CCOO, Antonio Copete y Ginés Díez, fueron más que tajantes sobre la propuesta de la patronal, por entender que no va a generar empleo y que se destruye la figura tradicional de los fijos discontinuos con la externalización.

«Externalizar servicios significa que por el mismo trabajo que ahora se realiza se cobrará un 40 % menos, lo cual incidirá en la calidad del servicio. Los hoteleros no son conscientes de lo que se avecina, ya que al final se incide en el servicio. Se equivocan y pueden acabar con la gallina de los huevos de oro», afirmó Díez.

Copete añadió que lo que queremos es «que no se rompa la unidad productiva en el centro de trabajo».

UGT y CCOO, que piden un alza salarial del 3 %, indican que es «hora de que los trabajadores de hostelería se beneficien de la bonanza de las ultimas temporadas, porque en estos momentos las plantillas están sobre explotadas».

Díez y Copete afirman que «no vamos a firmar a cualquier precio el convenio, por lo que vaticinamos que habrá conflictividad dura y fuerte si la patronal sigue con sus pretensiones de externalizar y acabar con los fijos discontinuos. Va a ser un choque de trenes, pero si hay que joder la temporada, la joderemos para salvaguardar la de los próximos años».