Francisco Camps acude a la declaración por escrito ante la secretaria judicial el sábado. | Juan Carlos C

1

El expresident valenciano Francisco Camps no habló con Urdangarin sobre las cumbres que Nóos celebró en Valencia y, de hecho, ni sabe quién decidió que se celebrara la segunda edición en el año 2005. Las respuestas escritas que dio el sábado al juzgado son casi siempre un monosílabo: «No». En la batería de cerca de ochenta cuestiones planteadas por las acusaciones el expresidente no concreta prácticamente nada. Rechaza haberse reunido con Urdangarin y Diego Torres en Zarzuela, como ha asegurado el segundo, y sólo admite que tuvo una «audiencia» con el duque de Palma en el año 2005 con motivo de la candidatura valenciana a los Juegos Europeos. Con todo, ese encuentro se produjo por el cargo del yerno del Rey en el Comité Olímpico Español y no por el instituto Nóos.

Así, Camps delega toda la responsabilidad en los organismos valenciano que desarrollaron los convenios: «Es una cuestión que corresponde a Cacsa, que es un organismo autónomo con su consejo de administración». A la pregunta de si competir por los Juegos Europeos fue una decisión política suya también se escurre: «Del Consell del Govern». Sólo admite que la primera persona que le habló de una cumbre de deporte fue la alcaldesa Rita Barberá. Al hilo de este interrogatorio, ahora el juez José Castro ha dado traslado a las partes para que planteen posibles repreguntas. Para ello les da un plazo de cinco días.

La Fiscalía Anticorrupción solicitará el fin de la instrucción del 'caso Nóos' una vez declare la Infanta.