El grupo parlamentario Més denunció ayer que la farmacia del president Bauzá «factura más que la media de farmacias de Marratxí» desde que la residencia de Can Carbonell entró en funcionamiento en el año 2008.

La portavoz de Més, Fina Santiago, recordó ayer que la residencia de Can Carbonell se urbanizó cuando José Ramón Bauzá era regidor de Urbanismo del Ajuntament de Marratxí. Según Santiago la decisión de ubicar la residencia a pocos centenares de metros de la farmacia del ahora president «es un claro ejemplo del uso de la política en beneficio propio».

Según los datos aportados por Més (ver gráfico adjunto), la facturación de la farmacia de Bauzá en recetas de pensionistas estaba por debajo de la media de las farmacias de Marratxí. A partir de 2009 superó la media de facturación del resto de farmacias del municipio, y en los años 2010 y 2011 se disparó.

Més ha presentado una proposición no de ley para regular la compra de productos farmacéuticos por parte de hospitales y residencias de personas con dependencia. Santiago apuntó que, en la actualidad, los hospitales de Mallorca compran medicamentos a las mismas farmacias (tres o cuatro en Mallorca, una en Barcelona y otra en Valencia).

Críticas del PP

La diputada del PP María José Frau se preguntó ayer en base a qué hace estas afirmaciones la diputada Fina Santiago sobre la venta de productos farmacéuticos a la residencia de Can Carbonell y puntualizó que esta residencia «es de gestión privada y los dependientes, una vez recibida la receta de su médico, retiran el medicamento de la farmacia que ellos eligen».