Imagen de las crías captada a los pocos días de su nacimiento, el pasado mes de junio, junto a uno de sus progenitores. | Teresa Ayuga

El estanque de s’Hort del Rei ya no tiene los polluelos de la pareja de cisnes que hacían las delicias de los niños que acudían a este popular enclave de Palma. Cuatro de ellos han fallecido en las últimas semanas y los dos restantes han sido trasladados a las dependencias municipales de Son Reus.


El pasado mes de junio nacieron los seis polluelos, que ofrecían una imagen idílica paseando por el estanque en compañía de sus padres. Sin embargo, hace un mes y medio falleció el primero de ellos, al parecer por un accidente o por el ataque de sus hermanos.

Pocas semanas después, murió el segundo cisne. En este caso todo indica que como consecuencia del ataque de un perro.
La pasada semana fallecieron dos más, en esta ocasión como consecuencia de un proceso diarreico. Ante el cariz de la situación, los responsables del mantenimiento de aquellas instalaciones decidieron intervenir y retiraron los dos polluelos que han logrado sobrevivir, y todo indica que evolucionan bien en el centro de Son Reus, donde son atendidos por personal especializado.

Fuentes municipales descartaron que las últimas muertes hayan sido consecuencia de la climatología, mientras que se investigan las causas de esta repentina mortandad –entre las que no se descartan los alimentos que les lanzan los visitantes– entre la ‘familia’ de los simpáticos cisnes de s’Hort del Rei.