Los galardonados posaron con las autoridades una vez finalizado el acto en Caixaforum de Palma. Fotos: JAUME MOREY

El presidente del Govern, José Ramón Bauzá, reconoció ayer el papel clave del Fomento en la historia de Mallorca en el acto de entrega de los premios anuales de esta institución centenaria, «porque contribuyó al liderazgo turístico de nuestra tierra».

El president, ante una nutrida representación del mundo empresarial, bancario y turístico, señaló que queda mucho por hacer en materia turística, pero hizo especial hincapié en que el modelo turístico que teníamos «era obsoleto, con una excesiva legislación y que no ofrecía seguridad jurídica alguna. Este modelo requería un cambio urgente y así lo hemos hecho». Bauzá, en este punto, afirmó que «la nueva Ley del Turismo ha posibilitado este cambio de modelo, que nos permitirá posicionarnos y consolidarnos no sólo como el destino por excelencia de la cuenca mediterránea, sino también como el destino por excelencia a nivel mundial».

El president añadió que con estos nuevos mimbres, Balears se tiene que presentar como un destino renovado, que ofrece seguridad y confianza a los inversores, «pero, además, debemos presentarnos como un destino especializado y diversificado con productos, todos complementarios al sol y playa».

Como puntal de este nuevo enfoque, Bauzá dijo que el Plan de Acción Promocional para 2014 será clave para incidir en este objetivo.

Fomento

El presidente del Fomento del Turismo, Eduardo Gamero, tras resaltar los méritos de todos los galardonados, señaló que, pese a los problemas económicos por falta de convenios con las administraciones, «hemos conseguido nuestro objetivo desde el punto de vista de viabilidad económica de la institución».

Gamero, asimismo, apuntó que tras una buena temporada turística 2013, «lo que toca ahora es fidelizar a aquellos que nos visitaron por vez primera».

Pero si hubo un problema que quiso resaltar, éste fue sin duda alguna resolver de una vez por todas la estacionalidad, para lo cual mencionó tres estrategias: «Bonificaciones empresariales, gestión eficaz de las tasas aeroportuarias, reducción de la presión fiscal, desarrollo de productos y puesta en marcha de planes concretos de promoción para tener el mayor tiempo posible abierta la planta de alojamiento».

El presidente del Fomento incidió, además, en la falta de financiación adecuada para mejorar las infraestructuras públicas en las zonas turísticas. Afirmó que pese a la importancia clara del turismo en la economía de Mallorca, «las instituciones deberían priorizar aún más el turismo, columna vertebral de la economía de la Isla, así como invertir más y mejor en promoción».

El Fomento, un año más, ante la presencia del president Bauzá y del conseller Carlos Delgado, reivindicó la recuperación del programa Invierno en Mallorca, «ya que ha sido un importante reclamo turístico durante décadas».

Todos los galardonados dijeron unas palabras tras recibir las medallas y menciones. Mossèn Bartomeu Veny jugó con las palabras «amor y gracias». El editor del Daily Bulletin , Pere A. Serra, agradeció al Fomento el galardón e hizo un recordatorio del logotipo del Fomento, que fue una donación del pintor Joan Miró a la institución gracias a su mediación atendiendo a una petición del expresidente del Fomento Antoni Garau. El presidente de Ferrocarriles de Sóller, Óscar Mayol, pidió una mayor apuesta por la calidad turística. Juan Miguel Caldentey, medalla de oro, se mostró muy orgulloso del premio, mientras que Aurelio Vázquez, viudo de Marilén Pol, se mostró muy emocionado en su intervención al recordar el papel de Marilén como persona y empresaria. La otra medalla de oro fue para el ministro alemán Guido Westerwelle, que no acudió al acto.