Imagen de archivo del edificio de Aduanas. | M. À. Cañellas

49

El Ajuntament de Palma es partidario de derribar los edificios de Aduanas y Capitanía Marítima con la finalidad de abrir la ciudad al mar y permitir que la primera imagen de la ciudad desde la bahía sea la Seu. El teniente de alcalde d'Urbanisme, Jesús Valls, explicó que actualmente estos edificios no tienen ordenación en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 1998 y avanza que en la revisión que se está realizando no se contempla dotarlos de ordenación. No obstante, subraya que actualmente no hay ninguna demolición prevista.

En este sentido, precisa que uno de ellos es propiedad del Ministerio de Fomento y el otro del Ministerio de Hacienda y son los que tienen que decidir su demolición. «Sería muy positivo que, procurando el diálogo con las administraciones del Estado, estos edificios se pudieran derribar», aclara Valls. Además, reconoce que la actual coyuntura económica dificulta la demolición de estos edificios, ya que actualmente son la sede de organismos dependientes del Estado.

Hotel en la Autoridad Portuaria

Respecto al cambio de uso para que el antiguo edificio de Autoridad Portuaria, Valls manifestó que cuando se lo soliciten formalmente para que sea un hotel lo estudiarán. No obstante, adelantó que no es «incompatible», ya que la Ley General del Turismo lo permite. En este sentido, puso como ejemplo los cambios de uso que se han realizado en el centro para convertir en hoteles edificios antiguos.