Edificio nuevo de viviendas en la localidad de Inca, cuya propiedad ha optado por el alquiler por no poder venderlos. | Elena Ballestero

17

Los promotores inmobiliarios de Balears se han visto obligados en estos años de recesión en el sector de la construcción y por el alza de la crisis económica a tener que alquilar viviendas nuevas por no poderse vender en el mercado balear, según señala el presidente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Balears (Proinba), José Luis Guillem.

El número del stock de viviendas sin vender en la actualidad, según Guillem, «ronda las 1.000 viviendas. El resto se ha tenido que alquilar para poder amortizar y rentabilizar las inversiones. El alquiler de este tipo de inmuebles es lo que ha podido salvar muchas promociones inmobiliarias».

Campos, Inca, sa Pobla y Palma son los municipios con mayor número de viviendas nuevas sin vender. «El stock que existe es el normal en la actual coyuntura».

La patronal Proinba insiste en el hecho de que la falta de financiación crediticia por parte de los bancos «explica que los consumidores hayan optado por el alquiler antes que por la venta».

Govern

El Govern, por su parte, también es partidario de fomentar el alquiler. De todos modos, desde el Ejecutivo entienden que tienen poco margen de maniobra en lo que concierne al sector privado. En cualquier caso, desde la Direcció General d'Habitatge del departamento que dirige Biel Company están pendientes ahora del Plan de Vivienda 2013-2016 del Estado, el cual concretará la partida económica con que contarán las Islas y que destinarán a ayudas para la rehabilitación de viviendas y para el alquiler.

Asimismo, y ante las dificultades de vender las viviendas de protección oficial (VPO) que aún quedan vacías -a pesar de que según la normativa todas las VPO deben de estar ocupadas-, el Govern estudia la posibilidad de alquilar esos pisos. Fuentes de la Conselleria d'Agricultura explicaron que estudian la mejor fórmula para poner en el mercado de alquiler las VPO que no gestiona directamente el IBAVI. Conscientes de las dificultades para acceder al crédito, desde el Govern negocian con las entidades financieras alquilar esas viviendas sin ocupar.

Tanto los promotores inmobiliarios como el propio Govern coinciden en señalar que las entidades financieras tienen que actuar con otro tipo de criterios a la hora de conceder préstamos hipotecarios. El número de hipotecas, al respecto, ha caído en más de un 50 % en el último año, lo que explica la opción del alquiler antes que la venta de una vivienda.