El sistema informático de Atenció Primària ha estado inoperativo desde las 7 de la mañana, afectando en el práctica desde las 8, hora a la que se abren los centros de salud, hasta las 13.20 horas. El fallo ha estado provocado, según fuentes oficiales, por la actualización de una aplicación.

Y así, a lo largo de más de cinco horas no se han podido extender recetas electrónicas -se han hecho a mano-, no acceder a historias clínicas ni dar bajas laborales.

Las farmacias tambìén han sufrido los efectos ya que los usuarios que necesitan retirar medicamente mediante receta electrónica no lo han podido hacer.

La oposición ha criticado la falta de recursos y personal en el departamento informático del IB-Salut.