Los magistrados del Supremo escuchan las exposiciones de los abogados y de las acusaciones. | J. Sevilla

10

«Se ha condenado a la señora Munar sin pruebas, sólo por ser presidenta del Consell de Mallorca. La Audiencia Provincial de Palma, en una sentencia arbitraria, vulneró su presunción de inocencia y el principio acusatorio», afirmó ayer José Antonio Choclán, abogado defensor de la expresidenta del Consell de Mallorca Maria Antònia Munar, ante el Tribunal Supremo en el recurso de casación contrario a la condena de cinco años y medio de cárcel por el ‘caso Maquillaje’».

«Pido la sentencia absolutoria que debería dictar esta Sala», subrayó el letrado, exmagistrado de la Audiencia Nacional, ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo, presidida por Carlos Granados, acompañado de los magistrados Francisco Monterde (ponente), Andrés Martínez-Arrieta, Perfecto Andrés Ibáñez y Manuel Marchena.

Se da la circunstancia de que el pasado mes de julio un tribunal presidido por Granados rebajó a 9 meses de cárcel la pena de 6 años dictada por la Audiencia de Palma contra el expresident del Govern balear, Jaume Matas.

«La única prueba de cargo contra mi patrocinada es la palabra del arrepentido, colaborador de la justicia, señor (Miquel) Nadal», dijo, en referencia a las acusaciones contra Munar del que fuera vicepresidente primero del Consell de Mallorca.

Falta de pruebas

Choclán basó su defensa en la falta de pruebas de la Audiencia de Palma contra María Antònia Munar, criticando la actuación del presidente del tribunal balear y del fiscal que juzgaron el año pasado el ‘caso Maquillaje’, al considerar que no tuvieron en cuenta las pruebas de descargo de la defensa y que intentaron intimidar a los testigos que exoneraban a la expresidenta de UM de las acusaciones de otorgar 240.000 euros de subvención en 2004 a la productora Vídeo U, propiedad de Miguel Oliver, por trabajos no realizados y de adquirir el 20 % de acciones de ésta con 300.000 euros de dudosa procedencia a través de testaferros. «Esas dos subvenciones de 120.000 euros las otorgó la Dirección General de Comunicación que dependía directamente de la vicepresidencia primera del señor Nadal», aclaró.

Igualmente, el abogado censuró el procedimiento de la Audiencia al conceder más credibilidad al exvicepresidente primero del Consell, Miquel Nadal, «un arrepentido que pactó beneficios judiciales futuros con la Fiscalía a cambio de imputar a mi patrocinada», indicó Choclán.

En la vista pública de ayer también intervinieron los abogados de la entonces directora general de Comunicación del Consell, Margarita Sotomayor, condenada a cinco años de cárcel, representada por José Luis Rosillo; de Miquel Nadal –condenado a dos años y siete meses de cárcel-, representado por Josep Zaforteza; y de Alfredo Conde –condenado a tres años de prisión-, de cuya defensa se encargó Jaime Campaner. Este letrado logró que el fiscal y el abogado del Consell apoyaran dos de sus tesis de defensa.