Fachada de la sede del Consell Consultiu. | Redacción Local

El presidente del Consell Consultiu de Balears, Rafael Perera, remitió ayer una dura carta al president Bauzá en el que denuncia la «falta de respeto» del Ejecutivo hacia el máximo órgano de consulta autonómico y en el que hace contar que «personalmente» se ha sentido «totalmente ignorado».

La polémica arranca de la decisión del Ejecutivo autónomo de desistir, en el último momento, de interponer un recurso de inconstitucionalidad en contra de la Ley de Costas.

Según el relato de los hechos que Perera hace en su carta a Bauzá, el pasado 23 de agosto ser recibió un escrito del vicepresidente Gómez en el Consultiu mediante el cual se solicitaba que el alto órgano consultivo emitiera un dictamen preceptivo con carácter de urgencia.

Se siente «ignorado»

Como los plazos apremiaban, el Consultiu se puso a trabajar lo más rápido posible. Ayer debía ser votado y entregado. Según la misiva de Perera, cuando faltaba una hora escasa para el inicio de la reunión, se recibió una comunicación de la Presidència del Govern en la que se desistía de la petición del informe. Este hecho, escribe Perera en la carta que remitió ayer a Bauzá, «ha causado profundo desagrado en todos los que integramos el Consell Consultiu».

«Es más, señor presidente -escribe Perera-, entendemos que por parte del Govern ha sido tenida muy poca consideración a esta institución, faltándole al debido respeto y tratándola como si fuera un órgano supeditado al Ejecutivo, todo lo cuál no resulta admisible».

La misiva incluye una consideración de carácter personal. La siguiente: «Personalmente, como presidente, puedo añadir que las anomalías y disfunciones expresadas -que he tratado de orillar pasar por alto con la mejor voluntad-, he sido totalmente ignorado, sin recibir la menor explicación o intento de justificación».

No se suprimirá

El Ejecutivo recibió ayer acuse de recibo de la carta. El vicepresidente Gómez, aludido en la misiva, confirmó la secuencia de los hechos descritos por Perera pero matizó que no podía compartir la consideraciones que hace el presidente del Consultiu sobre el trato que recibe del Govern. Dijo que las respetaba pero que no podía compartirlas.

Antonio Gómez dijo a Ultima Hora que el día anterior, el miércoles, llamó por teléfono a Perera para avanzarle que iban a desistir del recurso pero que no logró hablar con él ni le devolvió la llamada. «Entonces -añade- encargué que se remitiera la notificación al Consultiu pero estaba cerrado». Y da más detalles: «Con quien sí pude hablar fue con Felio Bauzá [ponente del dictamen que estaba elaborando] y le expliqué la razones».

Según Gómez, el mismo miércoles se cerró «un acuerdo político» con el Gobierno central que pasa por no presentar un recurso contra la invasión de competencias autonómicas que puede suponer la Ley de Costas para Balears. «Nos han confirmado -dijo Gómez- que cuando se apruebe el reglamento de la ley no habrá ninguna invasión de competencias».

El vicepresidente Gómez afirmó que el Govern valora de forma positiva la gestión del Consell Consultiu y que este episodio no cambia la idea del Ejecutivo de mantener el organismo pese a la recomendación del Ejecutivo central de suprimir los órganos consultivos de las comunidades autónomas.