Panel de vuelos de Son Sant Joan mostrando ayer los retrasos en los vuelos interislas, caso de Menorca y Eivissa. | M. À. Cañellas

18

Los vuelos interinsulares, que realiza la compañía regional Air Nostrum, se están viendo afectados desde el pasado mes de abril por una huelga de celo encubierta que están llevando a cabo los pilotos de esta aerolínea a causa del convenio colectivo, lo cual está provocando retrasos generalizados, cancelaciones y reagrupamiento de vuelos, con la consiguiente merma en la conectividad aérea entre Palma-Maó y Palma-Eivissa.

El Govern, consciente de este problema, que dura ya más de cuatro meses, remitió una carta a la aerolínea, con sede en Valencia, «para que explicara qué está pasando, pero ante el silencio administrativo nos hemos visto obligados a remitir otra cara a Aviación Civil, con la finalidad de que consiga que la aerolínea justifique esta estrategia, ya que ello está afectando a todos los pasajeros de los vuelos interinsulares», explicaba ayer el director general de Ports i Aeroports, Antonio Deudero.

Conectividad y retrasos

La jornada de ayer fue el ejemplo claro de lo que está pasando durante todo el verano, ya que hubo retrasos de hasta tres horas en los trayectos de Air Nostrum de Palma a Maó y Eivissa.
Desde la compañía aérea confirmaron ayer estos retrasos, señalando que « hemos tenido una demora en el vuelo de Menorca a Palma de esta mañana a las 7.05 horas. El vuelo IB8481 ha tenido un retraso de 3 horas 40 minutos como consecuencia de habérsele requerido unas tareas de mantenimiento. Como resultado, las operaciones posteriores de este aparato (concretamente el Palma-Eivissa-Palma) han tenido demoras de algo más de tres horas pero se han logrado evitar cancelaciones. El resto de la operación entre islas ha tenido un normal desarrollo hasta ahora, aunque algún otro vuelo ha registrado retrasos por debajo de los 20 minutos».

A esto hay que añadir que la aerolínea está reagrupando vuelos, lo que perjudica a las conexiones y a los propios usuarios. Al respecto, Air Nostrum apuntó: «Este mes de agosto el programa experimenta algunas modificaciones para adecuarlo a los cambios de demanda que conllevan los desplazamientos vacacionales. Como es lógico, estas variaciones en el número de frecuencias se ajustan estrictamente a lo comprometido por Air Nostrum en la Obligación de Servicio Público (OSP)».

Deudero puntualizó que se está haciendo un seguimiento de estas prácticas, que conlleva la cancelación de vuelos programados para reagrupar el pasaje en otro vuelo, lo cual afecta a la propia conectividad.