Jaume Garcias, Juan Alguersuari Cabiscol, Juan Alguersuari Bes, Margarita Rubí, Pedro Quintana y Bartomeu Ramón. g Foto: P. BOTA

1

«La unión de dos grandes compañías con gran historia como Juaneda y la Policlínica Miramar representa un paso fundamental en el futuro escenario de la sanidad privada balear», afirmó ayer el doctor Juan Alguersuari Bes, presidente de la Red Asistencial Juaneda.

Previamente Juan Alguersuari y varios directivos de Juaneda se habían reunido con los trabajadores de la Policlínica Miramar para explicarles el acuerdo de fusión.

La operación se inició el pasado mes de abril, tras el acuerdo entre Alguersuari e Inversiones Grupo Miralles, y quedó materializada con la autorización de la Comisión Nacional de la Competencia, contando con el asesoramiento de PricewaherhouseCoopers España.

En las últimas semanas el grupo ha adquirido también las acciones de Ameba de las que era titular el doctor Pau Ramis, así como el 80% de sus consultas externas en la Policlínica.

Alguersuari puntualizó, además, que la gestión conjunta de estos dos grupos hospitalarios permitirá «compartir conocimientos y captar sinergias que darán lugar a economías de escala en todos los ámbitos, lo que propiciará mayores inversiones en alta tecnología y una clara mejora asistencial para los pacientes».

De hecho la Red Asistencial Juaneda apuesta por potenciar nuevas inversiones que permitan la puesta a punto de la Policlínica Miramar.

«El reto de integrar ambos grupos es una estupenda forma de incrementar nuestros recursos y eficiencia, ofreciendo, en definitiva, un mejor servicio a nuestros pacientes», puntualizó el presidente de Juaneda.

La intención del grupo es potenciar el turismo sanitario entre los extranjeros que viven o visitan las Islas y, al mismo tiempo, el turismo de salud con tratamientos específicos de diálisis o contra el cáncer.

Alguersuari se comprometió a mantener el máximo número de puestos de trabajo, aunque puntualizó que se tiene que hacer un estudio detallado caso por caso.