Algunos ciudadanos interrumpieron el pleno para criticar la actuación del gobierno municipal; uno de ellos pidió disculpas después. | Pere Bota

3

«El Ajuntament de Palma garantizará, en coordinación con la Conselleria d’Educació, las tres comidas básicas de los niños de nuestra ciudad, cuyas familias no cuentan con los recursos económicos necesarios». Este fue el acuerdo más importante que aprobó ayer por unanimidad el pleno de Cort. La regidora de Benestar Social, Aina Ferriol, puntualizó que el objetivo es que el Govern pague lo que le corresponde (las becas de comedor), pero si no lo hace aseguró que Cort atenderá las necesidades de las familias como hará este verano.

Comedor de verano. En relación a esto último, el teniente de alcalde d’Educació, Sebastià Sansó, informó que los centros escolares les han trasladado que un máximo de 201 alumnos tienen problemas para pagar el comedor escolar en verano; puntualizó que esto no quiere decir que tengan problemas de alimentación. Ferriol añadió que los técnicos están analizando la concesión de esta ayuda y aseguró que la próxima semana podrán asistir.

Colaboración. El acuerdo también incluye seguir trabajando con coordinación con la Conselleria d’Educación y los centros educativos para que «no haya casos de niños con problemas de desnutrición o malnutrición infantil» y «ayudando las familias con escasos recursos para que sus hijos tengan una alimentación básica equilibrada».

El regidor de Més, Antoni Noguera, recordó que desde finales de 2011 está denunciando los problemas que ocasiona el impago de las becas de comedor por parte de la Conselleria; destacó que el acuerdo aprobado por unanimidad recoge el espíritu de la propuesta de Més.

El PSOE también se sumó a este acuerdo, aunque su portavoz Aina Calvo mantuvo su teoría de que hay niños con problemas de alimentación en Palma que no están siendo atendidos por los servicios sociales.

Expropiaciones. La secretaria del pleno, Nieves Téllez, dio lectura a la solicitud de ejecución de setencia del pago de expropiaciones que ha realizado el Tribual Superior de Justicia de Balears (TSJB). En concreto, el Alto Tribual da al Consistorio cinco meses para pagar 736.449 euros por una expropiación de la Falça Verda. Además, el TSJB pregunta a Cort «sobre las gestiones realizadas para la ejecución y cumplimiento de las sentencias dictadas» que ascienden a 26 millones de euros; los propietarios reclaman 59 millones de euros más de los que aún no hay sentencia firme. El teniente de alcalde d’Economia, Julio Martínez, explicó que tienen previsto destinar al pago de expropiaciones los 8 millones de euros que espera refinanciar si se lo autorizan los bancos. Martínez destacó que esto es posible porque el gobierno de Isern ha sido capaz de cuadrar las cuentas con equilibrio presupuestario en su primer año completo de gobierno; aseguró que se si hubiesen gastado los 27 millones de euros del remanente líquido de tesorería como pedía la oposición, Cort habría tenido déficit y no podría refinanciar. «Si les hubiésemos hecho caso tendríamos que subir los impuestos o hacer recortes en servicio sociales para pagar las expropiaciones», reprochó. Además, informó que están negociando con Madrid para poder incluir las expropiaciones en el plan de pago a proveedores.

El PSOE lamentó que se rechazase su propuesta de destinar 1 de los 8 millones de euros que se pretenden refinanciar a servicios sociales. Martínez respondió que «no podemos gastar lo que aún no tenemos» y reiteró que a servicios sociales se destinará todo el dinero que sea necesario para cubrir las necesidades básicas, al tiempo que recordó que es un área que se ha priorizado frente a las demás.