Imagen de archivo de los primeros camiones con residuos que llegaron a Son Reus el pasado mes de enero. | Jaume Morey

27

La consellera insular de Medio Ambiente, Catalina Soler, anunció ayer que se han desestimado todas las alegaciones presentadas a la modificación del contrato de Tirme –a excepción de una que se ha admitido parcialmente–, por lo que ha avanzado que «a partir de septiembre» se podría a comenzar a importar residuos.

Soler detalló que la modificación del contrato se tratará en el próximo Pleno del Consell y añadió que «seguro» que la importación de residuos no podrá realizarse antes del verano.

Alegaciones

De esta forma, la Comisión de Gobierno del Consell autorizará, o no, la importación de combustible en función del precio.

La consellera explicó que se han presentado 389 alegaciones, a las que se han sumado firmas –como las de la Asociación de Son Sardina y las del PSIB que han adherido 637 y 600 firmas, respectivamente– de forma que en total, se han entregado 1.626 escritos de alegación.

Del total de alegaciones solo se ha admitido una, en concreto, la que reclamaba la sustitución de «combustible derivado de residuo» por «residuo código». De esta forma, el Consell ha desestimado «totalmente» las alegaciones de los ayuntamientos de Santa Margalida y LLoseta, del PSIB y MES, del GOB, de Unió d’ Associacions de Mallorca, Associció de Veïns de Bunyola, Plataforma Salvem Andratx, Progressistes per Sóller, entre otros.