Josep Juan Cardona y Kurt Viaene, durante la sesión de ayer. | Joan Torres

18

Kurt Viaene se ha convertido en el mayor azote del exconseller Cardona. A diferencia de las acusaciones que hacen la exgerente del CDEIB, Antònia Ordinas, y el empresario Felip Ferré, el relato de Viaene arroja también luces sobre el consorcio: «Se hizo mucho trabajo y hay informes muy buenos, pero también hay una cantidad que son infumables». En esa versión más pausada rechaza la ignorancia del exconseller: «No puede negar haberlos visto porque solicitó a Ordinas que se los llevaran a la consellería. Yo los ví -los informes ilegales- en su despacho sobre su mesa».

También responsabiliza a Cardona en dos de los episodios que más implican al exconseller: el pago a Jaime Jaúdenes para parar la publicación de unas fotos y el envío de folletos del Partido Popular a Eivissa a cargo del consorcio. Sobre el primero afirma que Cardona le transmitió: «’Hay que arreglarlo desde el CDEIB y hay que hacer un informe para poder pagar’. Lo dijo directamente». Sobre los folletos señala que se enteró a través del jefe de gabinete quien ya lo había transmitido a Ordinas. Ratifica que el conseller le pidió a un proveedor del consorcio que tenía que hacerlo gratis y que se indicó que se pagara el transporte con fondos públicos.

También ratificó que la contratación de varios informes a un empresario perlero, Pedro Veny se hizo porque el conseller lo ordenó ante la insistencia de Antoni Pastor. El interesado, que ha aceptado se culpable en el juicio negó sin embargo la participación del alcalde de Manacor: «Le conocía de hola y adiós».

Testaferro

Una de las acusadas, Daniele Beaumont, admitió que ella hizo de testaferro para Ordinas, Cardona y Viaene en una empresa, Seyju. Señala que recibió el encargo por parte de la exgerente de buscar una sociedad para hacer tres partes, una para cada uno de ellos.

Noticias relacionadas

El tribunal fijó ayer un nuevo calendario para las vistas del ‘caso Scala’. Finalmente, el juicio se prolongará hasta el próximo 10 de mayo y, en medio, habrá dos semanas sin sesiones. El lunes terminarán de declarar los acusados y comenzará el turno para los testigos de la acusación.