Miquel Àngel Flaquer, a la derecha de la imagen, a su llegada hoy a los juzgados de Vía Alemania. | Pere Bota

7

Los dos dueños de la empresa Minser han declarado hoy en los Juzgados de Palma que pagaron unos 90.000 euros al exconseller de Turismo Francesc Buils y otros 80.000 al también exconseller Miquel Àngel Flaquer por la concesión de dos concursos públicos a esa sociedad, algo que los expolíticos de UM han negado.

Tanto Buils como Flaquer han negado hoy ante la jueza del llamado caso Voltor de supuesta corrupción haber reclamado ni haber cobrado ningún dinero de los dos empresarios que les acusaron en junio de 2012 de haber pedirles comisiones, una acusación que han repetido hoy ante la magistrada.

Los empresarios han declarado en el marco de la pieza número 12 del caso Voltor, que investiga la adjudicación supuestamente irregular a la empresa Minser de dos concursos públicos, uno del Consell de Mallorca y otro del Govern, para instalar un sistema de información telefónica denominado IVR.

El primero de los concursos lo adjudicó a Minser el Consorcio de Informática local de Mallorca (Cilma) cuando Buils era conseller de Presidencia en el Consell de Mallorca en 2007, por alrededor de medio millón de euros, y el segundo en 2008, en la siguiente legislatura, con unos 750.000 euros de Inestur, cuando era conseller insular de Economía y Hacienda Miquel Àngel Flaquer.

Los dos socios de Minser han declarado que el exconseller Buils les dijo que se presentaran y se les adjudicaría el concurso para instalar el sistema IRV y han añadido que les pidió varias cantidades a cambio como comisión, tanto para él como posteriormente para Flaquer, que fueron abonadas por los empresarios en metálico.

Uno de ellos ha detallado que los pliegos del concurso fueron redactados conjuntamente por personal de la administración y de la empresa y que les fue adjudicado directamente, si bien no pagaron ninguna comisión hasta que tuvieron la concesión.

Han explicado que, tras ganar el primer concurso, Buils también se comprometió a concederles la licitación del mantenimiento del sistema por otros 100.000 euros aproximadamente, y que efectivamente les fue adjudicado.

Por favorecer la concesión de ambos concursos a Minser, los empresarios han declarado que abonaron en total unos 90.000 euros a Buils y posteriormente unos 80.000 a Flaquer, en varias entregas realizadas en un restaurante, un hotel e incluso en la sede de la empresa.

Las cuantías las calcularon los empresarios basándose en los beneficios que percibía Minser en los concursos.

También han admitido haberle pagado unos 30.000 euros al exgerente del Consorcio de Informática local de Mallorca (Cilma), Eugenio Losada, mediante unas facturas que presentó a Minser a través de la empresa de su mujer.

Los dos empresarios ya habían explicado esta versión de lo ocurrido por escrito en junio de 2012, cuando estaban en prisión preventiva al ser investigados por presunta corrupción.

Tanto Buils como Flaquer han desmentido hoy las acusaciones ante la jueza y el fiscal anticorrupción Miguel Ángel Subirán.

Buils ha negado haber recibido ninguna cantidad de los empresarios y ha detallado que al concurso para implantar el sistema de información turística telefónica concurrieron varias empresas y la adjudicataria fue la mejor, que era Minser.

Flaquer también ha contradicho las acusaciones, que ha calificado de «completa mentira», y ha explicado que conoció el segundo concurso a través del exgerente de Cilma, Eugenio Losada, que le explicó que Buils, entonces conseller autonómico de Turismo, quería implantar el IVR en el Govern como nuevo enfoque de la promoción turística y para aprovechar la experiencia positiva que había supuesto en el Consell de Mallorca.

El exconseller ha asegurado que nunca supo que Buils se hubiera comprometido con los dueños de Minser a concederles el concurso.