José Antonio García, Irene San Gil y Julio Martínez durante la presentación de ayer.

19

Las relaciones de los ciudadanos con Cort se proponen por parte de la municipalidad cada vez más sencillas vía internet, sin que ello signifique que las comunicaciones telemáticas sustituyan legalmente a los edictos y comunicaciones que llevan consigo las deudas por tasas, impuestos y multas.

La propuesta de ‘un Ajuntament a la carta’, que ayer presentaron el teniente de alcalde de Economía, Julio Martínez; la regidora de Función Pública, Irene San Gil; y el coordinador general de Innovación, José Antonio García, supone la puesta en funcionamiento del sistema ‘E-dictes’, que permite a los residentes en Palma consultar por internet actos y comunicaciones del Ajuntament que hasta el momento, por disposición legal o reglamentaria, tenían que quedar a la vista, entre otros lugares, en un tablón de anuncios situado en Cort.

Localizaciones

Al tablón electrónico de anuncios y edi ctos se puede acceder a partir de ahora a través de la web del Ajuntament de Palma por enlace directo desde la identificación del ciudadano -con DNI, domicilio y matrícula de vehículo entre otras variantes-, con enlaces para edictos y tramitación y notificación de sanciones de tráfico, entre otras cuestiones de primera afectación para los residentes en Ciutat.

Los concejales Martínez y San Gil destacaron en la presentación de ayer «las ventajas que en la actualidad y para el futuro pueden presentar estas herramientas tecnológicas para los ciudadanos que quieren obtener información desde cualquier parte del territorio nacional o de otros países donde se encuentren sobre las notificaciones que quiere hacerles llegar el Ajuntament».

También se aludió en la presentación del ‘E-dictes’ a la «rapidez de la información» y a «un ahorro importante en papel».

En todo caso la propuesta de actualización informática que propone la mayoría de gobierno de Cort no afecta a la legislación vigente en materia de comunicaciones entre la administración local y los ciudadanos, que debe intentar su localización por la dirección física de correo conocido,s y si no fuera posible por la publicación de edictos en boletines oficiales.