El abogado Mario Pascual e Iñaki Urdangarin, en Palma en febrero de 2012. | Jaume Morey

10

El abogado de Iñaki Urdangarin, Mario Pascual Vives, admitió ayer en Barcelona que «pinta feo» poder pagar la fianza de 8,1 millones de euros que el titular del Juzgado de Instrucción 3 de Palma, José Castro, le impuso de manera solidaria junto a su exsocio en el Instituto Nóos Diego Torres.

En declaraciones junto a la puerta de su despacho, explicó que tiene de plazo hasta mañana, miércoles, para decidir el pago de la fianza y qué cantidad aporta su cliente, pero «no es fácil reunir esas cantidades de dinero». «Supongo que a día de hoy se decidirá si su cliente recurre la fianza», explicó Pascual, pues aún debe acabar de estudiarlo, pero está «complicado», en sus propias palabras.

«El día es largo»

«Cada día tiene sus horas y vamos a ver qué pasa; el día es largo», dijo ayer, y explicó que hasta ahora no se ha reunido con la defensa de Torres ni han hablado para abordarlo.

Según Mario Pascual Vives, hasta mañana quedan muchas horas para llegar a un pacto con la defensa de Diego Torres sobre el pago de la fianza, pero «habrá que verlo». El abogado de Urdangarin explicó que los duques de Palma se encuentran «como siempre, preocupados» por como está yendo la situación.

Al preguntársele si la infanta Cristina se siente amenazada y presionada por la supuesta estrategia del abogado de Torres, afirmó que no lo cree, y añadió que no es «capaz de prever» si va a ser imputada.