5

La Conselleria de Turisme presentó ayer las principales novedades que presentará en la feria Fitur, que será inaugurada mañana por los príncipes de Asturias. La apuesta por la promoción a través de las nuevas tecnologías y por la diversificación de los mercados, a través de los productos, serán objetivos prioritarios.

La caída progresiva del turismo español en los dos últimos años preocupa a Turisme, por lo que aboga por la diversificación. «El turismo español está afectado por la crisis económica, pero no vamos a descuidar este mercado, ya que aumentaremos este año un 40 % las actuaciones promocionales. Ante esta coyuntura, trabajamos en los mercados consolidados, caso del británico y alemán, pero el objetivo son los emergentes, caso de Escandinavia o Rusia».

Promoción

El conseller, acompañado por el director general de Turismo, Jaime Martínez, y el director de la ATB, Marcial Rodríguez, explicó que las buenas perspectivas para el verano, gracias al turismo extranjero, «dan tranquilidad, pero es cierto que el turismo español está teniendo unos registros negativos».

El Govern, asimismo, utilizará la feria Fitur para dar a conocer un nuevo sistema de promoción a través de una plataforma digital, en colaboración con Microsoft, que supondrá dar un salto cualitativo, «porque es el inicio del cambio, por la apuesta que hacemos por las nuevas tecnologías, y la muerte del papel. Haremos en el estand una promoción de los productos de cada isla y de Palma vía tecnológica, lo que convertirá a Balears en la comunidad autónoma pionera en materia en este tipo de promoción. Esto supondrá un ahorro de coste de más del 81 % respecto a Fitur de 2011», afirmó ayer Delgado.

Para implementar este trabajo, el Govern mantendrá en los próximos días en Madrid reuniones con todos los directores de las Oficinas de Turismo de España (OET en el extranjero para dar a conocer la nueva estrategia promocional basada en el uso de las nuevas tecnologías.

El stand balear contará con una superficie de 507 metros cuadrados y su coste será 263.114 euros, frente al 1.541.621 de 2001. El diseño del stand ha sido realizado por los arquitectos de la Conselleria de Turisme y técnicos de la ATB.