José Ramón Bauzá junto con Mabel Cabrer, hoy ante la sede del Partido Popular en Palma. | M. À. Cañellas

57

La Fiscalía de Balears ha decidido archivar la denuncia penal presentada por el grupo parlamentario PSM-IniciativaVerds-Entesa contra el president del Govern, José Ramón Bauzá, por presunta prevaricación en la gestión de sus negocios privados, la titularidad de una farmacia a través de la empresa Bauser Internacional y otra dedicada al comercio minorista de vinos. También la denuncia se hacía extensiva al nombramiento y destitución del gerente de IB3, Borja Rupérez.

«No consta, de momento, que los hechos denunciados sean constitutivos de infracción penal», señala el Decreto firmado por el fiscal superior de Balears, Bartomeu Barceló.

Según los denunciantes, Bauzá nombró a Borja Rupérez porque supuestamente tenía una relación empresarial con él que luego se rompió, momento en que fue destituido.

Barceló señala en su escrito que el cargo de gerente del ente es de naturaleza directiva y está basado en la confianza.

Añade que la denuncia planteada no es el cauce adecuado para resolver la supuesta contradicción entre la Ley del Sector Público y la Ley del Ente Público Radiotelevisión de Balears en relación a la potestad del director general para nombrar al equipo directivo. Con respecto a que el presidente no había hecho constar en su declaración obligatoria de bienes que participaba en dos sociedades mercantiles, la Fiscalía subraya que la vía contencioso-administrativa «es la competente para determinar si el acuerdo del Consell de Govern es o no conforme a derecho».