3

El aeropuerto de Palma amplía la zona de llegadas destinada tráfico internacional y procedentes países ajenos a la Unión Europea con una mejora de la atención de los pasajeros y la gestión de seguridad y control, para responder al incremento de la demanda de estos viajeros que aumentaron un 13,13 % en 2012.

Aena ha informado en un comunicado de que ha comenzado la ampliación de la zona destinada a tráfico de pasajeros No Unión Europea y tráfico internacional en la sala de recogida de equipajes para adaptarse a las necesidades reales de cada momento.

Esta obra permite adaptar las instalaciones aeroportuarias a la creciente demanda de este tipo de tráfico que en 2012 aumentó en un 13,13 % en Palma y que se caracteriza principalmente por el control de aduanas que han de llevar a cabo todos los pasajeros que provienen de dichos países.

Concretamente, entre los incrementos más fuertes de pasajeros registrados en 2012 en relación al año anterior, destaca el tráfico anual de pasajeros con origen o destino Noruega, que ha aumentado un 39,42 %, así como con la Federación Rusa, con un incremento del 35,27 %; con Suecia, un 21,09 %, y con Argelia un 24,76 %.

Las obras se centran en la zona de llegadas, donde los pasajeros recogen su equipaje facturado, y consistirán en crear una zona dinámica que se adapte a las necesidades reales de tráfico de cada momento.

Actualmente la sala de llagadas de pasajeros de fuera de la UE está separada del resto de cintas de recogida de equipajes a través de mamparas fijas de vidrio. La zona dispone de dos cintas para bultos facturados así como de dependencias de aduanas y Guardia Civil, donde se llevan a cabo los correspondientes controles.

Gracias a unas nuevas mamparas correderas y mecanizadas de vidrio, se ofrecerá la posibilidad, en caso de ser necesario, de disponer de una tercera cinta de recogida de equipajes ampliando la capacidad operativa de dicha zona.

En función de las necesidades de tráfico reales, una de las cintas de recogida de maletas podrá utilizarse tanto para tráfico de países incluidos en el Tratado Schengen como para tráfico de fuera de la UE, sin que merme el nivel de seguridad ni el control aduanero.

Con la obra, se agruparán en un único núcleo las estancias ubicadas en esta zona, como pueden la sala de diferidos o el puesto de aduanas y la Guardia Civil, y se realizará el traslado de las casetas de control de pasaporte de la Policía Nacional, consiguiendo aumentar el espacio para los controles.

Con estas actuaciones se pretende, además, mejorar la atención a los pasajeros, así como la gestión en seguridad y control por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Las obras no tendrán afectación en la operativa diaria puesto que han sido programadas coincidiendo con los meses de menor tráfico.