La presidenta del Parlament, Margalida Durán (derecha). | J. TORRES

24

El Parlament presentó ayer un acuerdo de trámite contenido en el presupuesto de este año y que no se aplicó en el anterior (la reducción de asisgnaciones a los grupos) como ejemplo de «austeridad» y recorte de gastos.

La propia presidenta de la Cámara, Margalida Durán, compareció ante los medios de comunicación tras la reunión de la Mesa y de la Junta de Portavoces, que aprobó el orden del día del próximo pleno y habilitó una reunión de la Diputación Permamente.

En líneas generales, la reducción se aproxima al once por ciento (10,92). Los grupos parlamentarios recibirán cada mes una cantidad fija de 4.771 euros, y una cifra variable de 1.101 euros, que cada grupo tendrá que multiplicar por el número concreto de escaños que tenga.

La presidenta del Parlament destacó que esta reducción estaba prevista en los presupuestos de la Cámara para 2013. Durán precisó que ni la Mesa ni en la Junta de Portavoces no se había abordado la reducción de escaños del Parlament para la próxima legislaturas.

Preguntada por la publicación de las declaraciones de bienes y rentas de los diputados de la Cámara, eludido expresar su opinión y dijo que se cumplirá el reglamento.

Aguiló comparecerá

El PP reiteró ayer su oposición a que se hagan públicas las declaraciones de bienes de sus señorías, algo que ocurre en el Congreso, en el Senado y en otros parlamentos autonómicos. PSM y PSIB reclamaron ayer que se publicidad a estos datos. Fuentes de la Cámara expresaron su incomodidad por la aparición constante de noticias sobre la actividad interna.

Por otra parte, el PP anunció que aceptará la propuesta del principal grupo de la oposición para que la Diputación Permanente de la cámara legislativa autorice la celebración de un pleno cuyo único punto del orden del día será que el vicepresidente Aguiló dé explicaciones sobre el déficit autonómico.

El pasado viernes, el portavoz del Govern, Rafael Bosch, admitió que la Comunidad superará «en unas décimas» el objetivo de déficit de 2012, fijado por el ejecutivo central en el 1,5 %.

A raíz de ese reconocimiento, el PSIB anunció que reclamaría la comparecencia urgente del vicepresidente económico ante el Parlament.