Un avión de Air Berlín. | JOAN MARTORELL

37

El plan integral que ha puesto en marcha el grupo Air Berlin para los dos próximos años, Programa Turbina, con el objetivo de rentabilizar la aerolínea y eliminar costes, beneficiará a Balears como destino turístico, principalmente al aeropuerto de Son Sant Joan, ya que habrá un aumento de vuelos hacia Palma y Eivissa.

La aerolínea dio a conocer ayer dicho programa a través de un comunicado, que implicará el recorte de 900 puestos de trabajo a nivel de toda la compañía, que supone el 10 % del total de 9.300 empleados, y también otro recorte del 10 % en su flota, que pasará de 158 a 142 aviones. Esta estrategia va enfocada a lograr un ahorro de 400 millones de euros a finales de 2014 y alcanzar unos resultados positivos.

Reestructuración

El programa cubre todas las áreas de operación y las relaciones con los socios de negocios, así como en un ajuste de la plantilla detalló ayer la aerolínea.

De esta forma, el programa se extenderá a través de todas las divisiones con el objetivo de «acelerar la optimización de su red, la flota y los horarios», incluyendo un adelgazamiento de la administración y de los procesos de trabajo. Air Berlin busca con estos cambios «operaciones eficientes y una mejor relación coste-eficacia» con una «oferta atractiva, inteligente» para hacer una aerolínea «rentable y lograr un futuro sostenible».

Los elementos que componen el Programa Turbina incluyen la red y optimización de flotas, concentrándose en las «rutas rentables y el aumento de frecuencias de vuelos en los principales mercados, por lo que se procederá a una reducción de la flota de 158 aviones a 142 en el año en curso, informa la aerolínea.

Las medidas van encaminadas a fortalecer la posición de la aerolínea en su mercado principal, como en la región que comprende Alemania, Austria y Suiza, al tiempo que la aerolínea anuncia que habrá más vuelos a su aeropuerto estrella, Son Sant Joan, donde cuenta con un «hub» (centro de distribución de tráfico) desde el año 1997.

Asimismo, los centros de operaciones en Berlín y Dusseldorf, con sus servicios de larga distancia se han ampliado, y los aeropuertos de Viena, Hamburgo, Munich, Zurich y Stuttgart mantendrán su función como estaciones principales dentro de la red de rutas de la compañía.

El anuncio de la reestructuración de la aerolínea fue analizado ayer de forma positiva por hoteleros y oferta complementaria de Mallorca y resto de islas, «ya que se garantiza conectividad aérea, que es uno de los principales activos con que cuentan las Islas respecto a otros destinos», puntualizaron.