Previous Next
24

El alcalde Mateo Isern reconoció ayer que la importación de residuos para ser incinerados en Palma no es la mejor opción, pero argumentó que no habían encontrado una alternativa que evitase subir la tarifa a los ciudadanos. No obstante, el alcalde se comprometió a trasladar y defender cualquier propuesta «viable y no demagógica» que pueda resolver el problema. Isern confesó que le preocupa la importación de residuos y que ha estado en contacto permanente con la presidenta del Consell de Mallorca, Maria Salom, y la consellera de Medi Ambient, Catalina Soler, de las que reconoció su «valor» por ponerse al frente de este «problema histórico que siempre se dejaba de lado». El alcalde llegó a calificar de «nefasto» el contrato con Tirme y señaló que no ha sido posible renegociarlo.

Críticas

Previamente, la oposición y los ciudadanos que intervinieron en el pleno extraordinario le habían pedido a Isern que se posicionase. Socialistas y ecosoberanistas acusaron al PP de decidir importar basuras para «salvar las cuentas de una empresa con el dinero de todos» y lo instaron a renegociar el contrato con Tirme. La portavoz del PSOE, Aina Calvo, hizo especial hincapié en el impacto que tendrá esta medida en el turismo. «Colocarnos en el mercado de los residuos nos hará obtener la tarjeta roja en el mercado turístico». No obstante, advirtió que la solición no es callar y cargó contra los hoteleros: «esta tierra no se merece un sector turístico capaz de orquestar una campaña destructiva feroz cuando se implanta una ecotasa, que hoy nos evitaría muchos de los recortes que sufrimos, y cuando se traen basuras de fuera la respuesta sea el silencio y la exigencia de silencio».

La regidora del PSM-IV-ExM aseguró que la importación de basura tiene «graves riesgos» para la salud y destacó que las incineradoras son «potentes emisores de agentes cancerígenos»; aseguró que «la incineración debería ser el último recurso».

El portavoz del PP, Julio Martínez, le reprochó a Fernández que no parase la ampliación de la incineradora la pasada legislatura y que no lo llevabasen en su programa electoral, donde si se comprometían a parar infraestructuras como el hospital de Son Espases. Martínez también recriminó a la oposición que la pasada legislatura atorizase a una empresa privada de Lloseta a importar residuos y que ahora no quieran hacer lo mismo con la concesionaria del Consell. El portavoz señaló que los ciudadanos piden que se les baje la tarifa de incineración de residuos.