El obispo, entre Llorenç Sastre, capellán jubilado, y Teodor Suau, canónigo y director de la residencia, en actitud muy distendida.

0

El obispo de Mallorca, monseñor Javier Salinas, inició ayer un calendario de visitas para conocer diferentes instituciones y colectivos relacionados con la Iglesia.

La primera visita que llevó a cabo ayer fue a los sacerdotes jubilados de la residencia sacerdotal de Sant Pere i Sant Pau, donde el obispo pudo intercambiar opiniones con los residentes, personas que han dedicado toda su vida a la Iglesia de Mallorca y a la enseñanza de la palabra de Dios.

Acto seguido el obispo visitó a los usuarios de la residencia de ancianos de las Hermanitas de los Pobres, en la que residen unos 90 ancianos con escasos recursos económicos. Durante su visita uno de los residentes, pintor aficionado, le entregó al obispo Salinas un cuadro con una imagen de la Catedral.

Durante los próximos días continuará con sus visitas al taller de reinserción social de Càritas en Verge de Lluc, a la Fundació Social La Sapiència o al Seminari Major. Además tiene previsto acudir al Centre Penitenciari de Mallorca y visitar la Església de la Sang y el Hospital General.

Por otra parte el obispo ratificó ayer en sus cargos a los miembros de la Cúria Diocesana y del Consell Episcopal, además del secretario particular, los delegados diocesanos, los directores de los secretariados diocesanos, el presidente de la Comissió de Patrimoni, la secretaria de comunicación y el notario eclesiástico.

El Consell Episcopal está integrado por: Lluc Riera (vicario general y moderador de la Cúria), Rafel Umbert (vicario general del Territorio), Antoni Amorós (vicario episcopal de Asuntos Económicos) y Josep Adrover (canceller-secretario general y secretario del Consell Episcopal).