Los consellers del PP votaron a favor pese a que la oposición advirtió de que el acuerdo era ilegal. | T. Ayuga

40

Los primeros barcos con residuos para la incineradora llegarán en enero y muy probablemente lo harán desde Catalunya. La empresa concesionaria ya tiene prácticamente cerrado el acuerdo para que los residuos lleguen desde Sabadell. La intención es que la importación comience justo después de las fiestas de Navidad y aún está por decidir si la llegada será el puerto de Alcúdia o al de Palma, donde recientemente se ha aprobado una rebaja de las tasas.

En cualquier caso, pese a que está casi cerrado el acuerdo con Sabadell, la concesionaria también negocia con otras ciudades de Italia, Irlanda y Francia e incluso cabe la posibilidad de que los residuos proceden de todas ellas de forma alterna.

Tenso pleno

La importación de residuos se podrá poner en marcha después de que el Consell de Mallorca diera ayer su autorización. Fue un pleno muy tenso en el que en un primer momento el asunto tuvo que quedar sobre la mesa ya que la oposición denunció que faltaba un informe jurídico. Tras consultarlo con el secretario del Consell, la presidenta Maria Salom aparcó el asunto pero dio la orden de que el informe se hiciera cuanto antes con el fin de poder incorporarlo al expediente y para tratar de aprobarlo en ese mismo pleno.

Así fue. El equipo de gobierno incorporó al orden del día un despacho extraordinario, en el que sí figuraba el informe, para aprobar ayer mismo la autorización de importar residuos. El punto se aprobó con los votos a favor del PP, pero la oposición montó el cólera al considerar que la institución estaba adoptando un acuerdo ilegal.

Las dudas

Los consellers del PSOE y del PSM-IV-ExM pidieron por escrito que el asunto no se aprobara sin nuevos informes, en este caso del secretario y del interventor de la Corporación, pero la petición no se tuvo en cuenta porque el PP consideró que se había presentado fuera de tiempo y forma.

«Están pasando por encima de la Constitución y de los derechos de los grupos políticos. Están tomando un acuerdo ilegal que vicia todo el proceso», dijo la consellera del PSOE Mercedes Garrido. «¿De qué tiene miedo?, ¿por qué no quiere que un funcionario de la casa diga si el proceso es o no el correcto?», preguntó a Salom la consellera del PSM-IV-ExM Magdalena Palou.

La presidenta del Consell zanjó la cuestión al asegurar que el informe incorporado a última hora al expediente era más que suficiente y puntualizó que se estaba siguiendo exactamente el mismo procedimiento que en el resto de asuntos que tramita la institución. La consellera de Medi Ambient, Catalina Soler, aseguró estar convencida de que el expediente se tramitó de forma adecuada.