Miquel Nadal, hoy en los juzgados de Palma en los que ha declarado por el 'caso son Oms'. | Joan Torres

El exconseller de Turisme del Govern del Pacte Miquel Nadal declaró ayer ante el juez del ‘caso Son Oms’ que invirtió en un proyecto inmobiliario de la sociedad Nova Singladura, investigada en la causa, atraído por la posibilidad de ganar dinero, aunque matizó que lo hizo cuando no cobraba del Consell de Mallorca para no entrar en incompatibilidad con su profesión de abogado.

El titular del Juzgado de Instrucción 2 de Palma, Pedro Barceló, y el fiscal anticorrupción Juan Carrau investigan si los imputados en esta pieza separada del ‘caso Son Oms’ se beneficiaron de un cambio en la ordenación urbanística en los polígonos palmesanos de Can Valero y Son Castelló, que favoreció a las empresas de Juan Gea, padre, ya fallecido.

Nadal, defendido por el abogado Josep Zaforteza, invirtió 12.000 euros en Nova Singladura a través de una de sus sociedades, Consultair, con un cheque que firmó su presuntó testaferro Miguel Sard, según la fotocopia que ayer aportó ante el juez. «Sard no tomaba decisiones, no conocía a Nova Singladura, y firmó el cheque por indicación mía», dijo Nadal.

Comida

Noticias relacionadas

Añadió que le invitaron a comprar acciones de la sociedad investigada en una comida a la que asistieron Juan Gea, Bartomeu Vicens, y «otra persona», que no recuerda quien era, aunque descartó de plano que fuese el expresident del Parlament Maximilià Morales. Tampoco recordó , a preguntas del fiscal, si a esa comida asistió la expresidenta de UM Maria Antónia Munar.

«No sabía que las empresas de Egea habían sido beneficiadas por el cambio urbanístico, que hizo el Ajuntament de Palma, no Unió Mallorquina», precisó Nadal.

Vicens, por su parte, que fue excarcelado para cumplir con la cita judicial, se acogió a su derecho a no declarar y solicitó a través de su letrado, Jaime Campaner, que esta causa fuese tramitada por la Ley del Jurado.

Ayer, asimismo declararon Juan Gea hijo y María Rosario Martín. Gea dijo ante el juez que fue decisión de su padre que entrasen como socios las sociedades Mozalbete, Metalumba y Consultair, mientras que Martín afirmó que en este negocio había perdido «mucho dinero» que le habían facilitado sus familiares.