Los bocadillos que no se venden en las panaderías se tiran cada día a la basura. | Jaume Morey

27

Panaderías de Palma reclaman un servicio de «recogida serio» para evitar que cada noche, cuando cierran, tengan que tirar alimentos a la basura, en concreto pan, bollería y todo tipo de bocadillos. Piensan que esta comida podría ser útil, la misma noche, en los centros que dan de comer a los más necesitados.


Pese a las ofertas que se realizan a partir de las ocho de la noche, como dos bocadillos al precio de uno, «siempre hay género que se queda sin vender, por lo que se tiene que tirar. Lo lógico es que hubiera un servicio de recogida serio de alimentos, una vez cierran las tiendas, pero solamente lo hay el domingo por la noche, en el que Cáritas recoge de algunos grupos de pastelerías todo lo sobrante», explican desde la Asociación de Panaderías de PIMEM.

Concienciados


Desde esta asociación indican que entienden la actual problemática que hay en estos momentos como consecuencia de la crisis económica y el incremento progresivo del paro.


«No hay inconveniente alguno en colaborar con Cáritas u otra institución similar con el fin de que todo aquello que no se vende y que se tira, se destine a comedores sociales. Para ello, insistimos, tiene que organizarse un servicio de recogida que funcione cada día, ya que estamos dispuestos a colaborar», indican desde la Asociación de Panaderos y Pasteleros de Mallorca.