Jubilados del IB-Salut y personal de los hospitales Joan March y General se han concentrado esta mañana ante la sede del Parlament para protestar por su situación. | Joan Torres

17

El nuevo conseller de Salud, Familia y Bienestar, Martí Sansaloni, ha afirmado hoy que busca vías legales para solucionar el problema de los jubilados del Ib-Salut y ha informado de que estos han empezado a retirar el campamento de protesta por la eliminación del complemento de pensión.

Sansaloni ha pedido a los afectados, unos 500 jubilados en Baleares, «que bajen la presión» porque es su segundo día como conseller. Ahora se trata, ha dicho en el Parlament, de «un tema de confianza en la palabra» y ha destacado que los jubilados estén retirando el encierro de protesta que mantenían desde hace una semana en la sede central del Ib-Salut.

El conseller Sansaloni, que se ha estrenado hoy en el pleno del Parlament, ha realizado estas declaraciones al contestar a dos preguntas de los socialistas, una a la diputada Conxa Obrador y en otra intervención al responder al portavoz adjunto socialista y exconseller de Salud, Vicenç Thomás.

La diputada del PSIB-PSOE Conxa Obrador le ha sugerido a Sansaloni formas para devolver los complementos de pensión eliminados a los jubilados que han motivado diversas iniciativas de protesta.

Obrador ha celebrado el mensaje positivo transmitido a los afectados desde el Govern, le ha ofrecido colaboración al conseller y le ha propuesto como alternativas legales para la devolución del complemento dotar un fondo a través de una partida destinada a la Seguridad Social o crear uno nuevo de «complementos de pensión extinguidos» que, ha afirmado, «son viables».

«Solo conoce los caminos rectos quien erró alguna vez», ha contestado Sansaloni a Obrador citando a Ortega y Gasset, y le ha preguntado «cómo» poner en marcha estas sugerencias.

El conseller de Salud ha pedido confianza a Obrador, ya que la situación de los jubilados, cuya eliminación de complementos tiene la base en una ley estatal, «requiere de cambios normativos en la legislación autonómica», por lo que el Govern intentará encontrar el camino para solucionar el conflicto.

Los jubilados del Ib-Salut han sido recibidos hoy por el president. El portavoz de los jubilados del Ib-Salut, Jaume Pou, ha destacado la «voluntad política» mostrada por Bauzá, para solucionar la problemática surgida tras la supresión, a partir del 1 de noviembre, del complemento de pensión, que supondrá una pérdida de entre el 30 y el 40 por ciento de la retribución mensual para 500 exempleados.

Tras la reunión mantenida esta mañana con Bauzá en el Consolat de Mar, Pou ha revelado que el presidente del Ejecutivo autonómico no ha manifestado «ningún compromiso», respecto a la posibilidad de no eliminar el citado complemento, cuya supresión supondrá un ahorro anual de 3 millones de euros para el Govern.

Pese a ello, ha desvelado que Bauzá sí que ha asegurado que «los acuerdos de la administración están para cumplirse». En este sentido, Pou ha apuntado que el encuentro «ha ido bien dentro de lo que cabe», razón por la cual los jubilados han decidido desconvocar la concentración que tenían previsto celebrar esta mañana frente al Parlament, con motivo de la celebración de un Pleno.

Sin embargo, ha lamentado que «no ha habido ninguna respuesta» en relación a esta reclamación, por lo que «vamos a dejar unos días para ver cómo decide el Govern arreglar este tema».

Por su parte, el director de Recursos Humanos y Relaciones Laborales del Ib-Salut, Miquel Costa, subrayó el pasado martes que «no le queda más remedio» que eliminar a partir del 1 de noviembre el complemento de pensión a los jubilados del ente en virtud de una normativa aprobada el pasado 24 de abril por el Ejecutivo central, que establece la supresión de todos los complementos de acción social que no vayan dirigidos a ayudas para hijos menores de 18 años o para la atención de familiares con discapacidad.