Araceli Muñoz (Disfam) y José Bono, con los niños que compartieron su experiencia.

1

Nada menos que 16.000 estudiantes holandeses son marginados o apartados de sus colegios ya que las ayudas que reciben los centros escolares dependen del alto nivel académico. De tal manera, los hermanos Enrique y Hugo Claassen fueron apartados del colegio en Ámsterdam por su condición de disléxicos. «¡Caramba con los holandeses!», exclamó ayer José Bono tras escuchar el relato de estos hermanos durante la clausura del I Congreso Iberoamericano de Dificultades Específicas de Aprendizaje, celebrado en el Melià Victoria de Palma.

«Ya que no me dejan ir al colegio, me voy a navegar», contaron ayer estos jóvenes que recordaron el dicho holandés: 'Cuando uno tiene un barco, trabajará toda su vida'.

Pandillas científicas

Dos días después de comparecer ante un tribunal de Justicia holandés, los hermanos Enrique y Hugo comenzaron su viaje de dos años alrededor del mundo «para llamar la atención por todos los que se quedan en casa», dijeron.

Desde las 'Pandillas Científicas de México' aterrizó en la Isla un cerebrín de 13 años, Antonio Vora Caamaño, que hizo las delicias del público cuando, muy valiente, lanzó: «Me gusta ser diferente».

De la misma forma, Hugo, Ainoha y Samuel también compartieron sus experiencias.

El apoyo de las familias, tutores y profesores fue el denominador común de estos niños, en cierto modo, privilegiados.

José Bono fue uno de los políticos que apoyó la redacción de los artículos 71 y 72 de la pasada Ley Orgánica de Educación (LOE), texto que recoge por primera vez el derecho de los niños con necesidades educativas especiales a tener una atención pedagógica propia.

En calidad de mentor de aquella ley, Bono hizo una llamada a la detección precoz de la dislexia.

«Yo fui una persona muy, muy tímida; absolutamente tímida», contó ayer Bono a los asistentes a la última jornada del congreso sobre dislexia.

«Estaba en una asamblea en la Facultad de Derecho cuando pedí por primera vez la palabra. Era la primera vez que iba a hablar en público», continuó el exministro de Defensa y expresidente del Congreso de los Diputados, dirigiéndose al respetable.

Bono no fue capaz de articular palabra y se excusó con un «lo he olvidado», y recordó la importancia de volver a intentarlo: «Al fin y al cabo, qué hace un abogado incapaz de hablar», apuntó.

Mestizaje

José Bono defendió ayer el derecho a ser diferentes: «No ha nacido ni va a nacer uno que valga más que otro. La ideología de la pureza de la raza hay que quitarla de la mente, ya que es lo mestizo lo que enriquece».

En alusión a León Felipe, dijo: «Lo importante es llegar juntos y a tiempo». En este sentido, reclamó sensibilidad y paciencia para atender a los estudiantes españoles y tener en cuenta las dificultades y las diferencias en las capacidades y niveles de aprendizaje.