0

Un paquete con dos palomas en su interior retrasó ayer la apertura de los Juzgados de Vía Alemania, después de que agentes de la Policía Nacional acudieran con perros para comprobar si se trataba de un explosivo, algo que finalmente quedó descartado.

Es el segundo paquete sospechoso que es depositado en la entrada de la sede judicial, ya que días atrás, en su interior se encontró una gaviota muerta, según confirmaron fuentes de la vigilancia privada de Vía Alemania.

Ayer, cuando ya se encontraban en su interior los funcionarios de los Juzgados, agentes de seguridad privada descubrieron un paquete sospechoso situado en una repisa de una ventana exterior del edificio.

Protocolo

Inmediatamente, siguiendo el protocolo, llamaron a su coordinador de seguridad, quien a su vez alertó a la Policía Nacional, que acordonó la zona impidiendo que los usuarios de los Juzgados pudieran entrar a partir de las 09.00 horas, tal como suele ser habitual, según informa Europa Press.

Después de cortar al tráfico en un tramo de la calle Parellades, la policía procedió a comprobar con unos perros si se trataba de un artefacto explosivo.

Tras descartarlo, pasaron el paquete por el escáner de los Juzgados, donde pudieron descubrir que en su interior se hallaban las dos palomas muertas.