Previous Next
18

Un total de 17 sindicatos con representación en el sector público balear constituyeron ayer en Palma una plataforma para hacer frente a los recortes que están aplicando los gobiernos central y autonómico, y para defender la Administración pública y sus empleados.

En el manifiesto conjunto hecho público ayer se rechazan expresamente los ajustes anunciados por el Gobierno central el pasado viernes, que se «ceban con los sectores más vulnerables y desprotegidos» de la sociedad como parados, pensionistas, personas enfermas y dependientes, y a los trabajadores públicos a los que «criminaliza».

Agresión

Este nuevo plan es «una agresión sin precedentes» al conjunto de los trabajadores del país y a los desempleados, así como «a los fundamentos que hicieron posible la Constitución Española y la propia democracia», señala el manifiesto.

El portavoz de la Plataforma Sindical en Defensa de los Servicios Públicos de Balears , Luis Tato, del GESTHA (Cuerpo de Técnicos de Hacienda), fue el encargado de leer el texto en el que se critica tanto al ejecutivo central como al autonómico ya que «lo único que plantean son más recortes y menos calidad para los servicios públicos».

Los sindicatos firmantes del manifiesto son UGT, CCOO, CSIF, STEI, USO, ANPE, SUP (Sindicato Unificado de Policía), CEP (Confederación Española de Policía), UEP (Unión Federal de Policía), SATI (Sindicato de Autónomos de Balears) y el Sistemaya (Sindicato de Trabajadores de Emaya).

También lo han rubricado el Simebal (Sindicado Médico de las Baleares), Satse (Sindicato de Enfermería), USAE (Sindicato de Auxiliares de Enfermería), GESTHA (Cuerpo de Técnicos de Hacienda), SIPME (Sindicato Policía Municipal de España) y SAP (Sindicato de Administraciones Públicas). Todas estas organizaciones tienen previsto participar en la manifestación convocada para hoy a las 19.30 horas en la Plaça d´Espanya. Manifestación que cuenta con el apoyo del Consell de la Societat Civil que agrupa a 50 entidades mallorquinas.

Por otra parte ayer un grupo de funcionarios de la Audiencia de Palma se volvieron a concentrar para protestar contra el nuevo plan de ajuste del Gobierno central que les deja sin paga extra de Navidad.