El sistema informático Minerva-Nueva Oficina Judicial acumula fallos desde hace tres semanas en las sedes judiciales de Vía Alemania y sa Gerrería, provocando un retraso considerable en la tramitación de asuntos, según confirmó ayer el juez-decano de Palma, Francisco Martínez.

En algunos casos, incluso, los jueces se han visto obligados a suspender las declaraciones previstas ante el enfado y malestar de las partes personadas.

Los funcionarios también deben sufrir los altibajos del sistema, inaugurado en mayo de 2010, pero cuya fiabilidad ofrece muchas dudas.

Los continuos fallos también están repercutiendo de manera directa en los usuarios, ya que son constantes los retrasos en el desarrollo de las vistas programadas.

Conexión

Ayer, la mayoría de los juzgados tuvo que suspender su actividad, ya que no funcionaba ni el sistema Minerva nitampoco la conexión con internet.

El juez decano explicó que tanto él como la sala de Gobierno del TSJB se habían puesto en contacto con la gerencia del Ministerio de Justicia para informarles de la situación.

«Nos han dicho que intentarán solucionar el problema que se ha producido en el sistema, pero la verdad es que llevamos tres semanas largas con el trabajo ralentizado», indicó.

Añadió que los fallos informáticos afectan a Vía Alemania y sa Gerrería. «Se han registrado múltiples incidencias en el sistema y no es un tema puntual de un día o dos, sino que se viene arrastrando desde hace varias semanas», dijo el juez decano de Palma.