El Govern ha impulsado para el curso escolar 2012-2013 la libre elección de lengua. | Amalia Estabén

103

Una vez finalizado el plazo para solicitar plaza ya se conocen las primeras cifras reales de peticiones de lectoescritura en castellano o catalán:

Escola Catòlica. Sólo un 8,7% de las familias que han solicitado plaza en los colegios de Escola Catòlica han reclamado la lectoescritura en castellano. Esta es la cifra aportada ayer por la patronal mayoritaria de los centros católicos de las Islas, que aglutina a 78 colegios. De las 1.574 solicitudes de plaza que sumaron los 58 centros de los que se hizo el recuento ayer, tan sólo en 137 de ellas (el 8,7%) se reclamaba el castellano como lengua de lectoescritura. Otras 796 personas marcaron la casilla del catalán y 641 no marcaron ninguna, con lo que aceptan el proyecto lingüístico del centro. Y algunos centros no se presentó ni una sola petición de lengua castellana.

Escola Catòlica recordó que todos sus centros realizan ya desde hace años la lectoescritura en catalán, si bien en cursos superiores cada centro tiene su proyecto lingüístico.

Un caso especial es el colegio Madre Alberta, donde al haber cinco líneas por curso, el centro dedica, desde hace once años, tres aulas a la lectoescritura en castellano y otras dos al catalán. Así, de las 154 solicitudes de plaza recibidas para 3 años, 73 han reclamado la enseñanza en castellano.

CECE. La Confederación Española de Centros de Enseñanza cifró en un 2% las peticiones de castellano en sus 25 centros.

Cooperativas. Desde la Unió de Cooperativas d´Ensenyament también se cifró en un 2% el porcentaje de peticiones de castellano en los 7 centros.

Colegios públicos. Por su parte, el STEI-i también informó ayer de los resultados de un muestreo realizado en un centenar de colegios públicos, según el cual un 7% de los padres de alumnos de 3 años han escogido que sus hijos aprendan a leer y a escribir en castellano, mientras que la elección de esa lengua sólo alcanza el 3,5 % en la enseñanza concertada. El muestreo establece que en los centros públicos el 78% de los padres han escogido el catalán, mientras que casi un 15% se atiene al proyecto lingüístico del colegio. En la enseñanza concertada la elección del catalán también alcanza el 78% y el 18% se decanta por asumir el criterio del colegio.