Panorámica general del grupo socialista durante un pleno del Parlament. | J. TORRES

6

El PP y el PSIB coincidieron ayer con sus votos a la hora de oponerse a dos propuestas que presentó el grupo PSM-Iniciativaverds-Entesa durante una reunión de la comisión de Asuntos institucionales del Parlament.

PP y PSIB se opusieron a dos reformas electorales: una que pretendía impedir a personas imputadas formar parte de las candidaturas electorales y otra para rebajar del 5 al 3% el porcentaje mínimo para acceder al Parlament balear.

Miquel Angel Jerez (PP) y Joan Boned (PSIB) argumentaron su oposición. Ambos la justificaron en cuestiones formales o procedimentales. Aunque con matices, su argumentación es que estas dos medidas iban incluidas en una moción sobre medidas para estimular la participación en política y dar más garantías democráticas frente al pacto del euro.

Según Boned, los puntos relativos a la reforma electoral debían ser presentados aparte. Jerez también planteó dudas sobre la si era suficiente una reforma penal.

Apoyo al 15-M

La moción del PSM-IV también incluía un punto de apoyo expresos del Parlament a las reivindicaciones del Movimiento 15-M, el de los 'indignados' y a la necesidad de abrir una canal de consulta perramente con el Parlament. El PSIB sí votó a favor de esta propuesta. Los 'populares' lo hicieron en contra.

El próximo martes no se celebrará sesión plenaria. En la Junta de Portavoces, que ordena los plenos, PSIB y PSM se opusieron al carácter de urgencia a la ley de Función Pública que rebaja el nivel de catalán para acceder a puestos de la Administración.

El objetivo del Govern es que pueda aprobarse en el periodo ordinario, que acaba en junio. El Govern no lo tiene garantizado al cien por cien por retrasarse unos días en su petición.