Imagen del pasado día 29 en el centro de Palma durante la huelga general.

38

La amenaza sindical de que se van a endurecer las negociaciones de los convenios de hostelería y transporte discrecional en mayo y junio en Balears, así como el hecho de no se descartan huelgas, unido a que la reforma laboral puede generar nuevas movilizaciones, ha motivado ya la preocupación de los grupos turísticos y touroperadores alemanes y británicos, avisando de que como hicieron en la huelga general del 29-M, habrá desvíos de turistas de Mallorca y resto de islas hacia otros destinos vacacionales, porque quieren evitar lo que pasó en Grecia en 2011.


En las asociaciones hoteleras de Platja de Palma, Palma-nova Magaluf, Cala Millor, Peguera y Alcúdia-Can Picafort hay más que preocupación por esta circunstancia, ya que echaría por tierra las previsiones de que Mallorca registrará la mejor temporada turística de toda su historia.


Inquietud


La presidenta de los hoteleros de Alcúdia y Can Picafort, Margalida Socías, afirma que «hemos procurado que el convenio de hostelería se negociara en invierno, pero no ha podido ser. Todos queremos evitar conflictos laborales. Lo sucedido en Grecia el pasado verano, ya ha tenido su repercusión este año, como así se anunció en la pasada ITB de Berlín con la cancelación de más de 500.000 plazas de avión de Alemania a Grecia por la conflictividad laboral».
Sebastián Darder y Miguel Angel Jiménez, presidentes de los hoteleros de Palmanova-Magalluf y Peguera, respectivamente, coinciden en señalar en que «el futuro es toda una incógnita, pero en hostelería no se descarta una huelga dura. Hay mucha inquietud porque no hay convenios firmados y que suceda en Mallorca lo que pasó en el verano 2011 en Grecia».
Para el presidente de la zona hotelera de Platja de Palma, Francisco Marín, «la estrategia sindical es muy clara, por lo que habrá confrontación».


Pedro Cañellas, presidente de los hoteleros de Cala Millor, llega más lejos: «Habrá conflicto porque el convenio de hostelería se presenta duro y la patronal no va a ceder».
Touroperadores británicos y alemanes, a través de sus patronales ABTA y DRV, confían en que impere la tranquilidad en Mallorca, «porque en caso contrario habrá desvíos a zonas turísticas españolas que no están en la situación de Balears».