Alenyà y Bardolet, con los escolares del colegio San Rafael de Palma, ayer en Creu Roja.

1

«La crisis empezó en América, donde los bancos tenían casas pero no dinero y eso afectó a España», explicó Bernat; «durante la crisis mucha gente busca trabajo pero no hay para todos», aportó María José, a lo que Raluca añadió que «le han bajado el dinero a los trabajadores», «y yo me he dado cuenta de que ahora que hay crisis no tenemos que gastar abusivamente el dinero», razonó Salvador. Estas son algunas de las respuestas de los alumnos de 5º de Primaria del colegio San Rafael a la pregunta ¿qué sabes de la crisis? que les realizaron los economistas Miquel Alenyà y Esteve Bardolet.

Los dos veteranos economistas, padres y abuelos, supieron ponerse a la altura de los escolares para explicarles las principales causas de la crisis económica dentro del Aula 65, una experiencia que desarrollará Cruz Roja este año con motivo del Año Europeo del Envejecimiento Activo.

Este espacio tiene como objetivo fomentar la transferencia de conocimiento entre generaciones, y por eso Alenyà, que es el presidente de Creu Roja, y Bardolet, voluntario de la misma, tomaron buena nota de las propuestas de los niños y niñas para salir de esta situación: «no comprar caprichos, como los juguetes», «ahorra luz y agua en casa», «bajar los impuestos para que la gente pueda pagar la comida», «ahorrar el dinero que nos dan en casa», «cultivar patatas y venderlas», «no hacer obra en las aceras una y otra vez» y un largo etcétera.

Empacho

La crisis, les explicaron los expertos, es comparable a un atracón de pasteles, «al día siguiente estaréis empachados, pues ahora la economía está empachada de tantas casas como se construyeron». O como si estáis enfermos y tenéis fiebre, «pues los síntomas en la economía ahora son el paro, la reducción de ingresos o de la demanda».

En cualquier caso, Bardolet les tranquilizó «esto pasará, las crisis se suceden y a lo largo de vuestra vida veréis alguna más». Y Alenyà aseveró que «la podemos superar en 2 o 3 años» y les recomendó «austeridad» tanto en época de crisis como de prosperidad.