El intenso banco de niebla, procedente del mar, se expandió en la mañana de ayer rapidamente por Palma y el litoral balear.

0

Una densa niebla se ha abatido rápidamente ayer en pocos minutos sobre la costa de Palma, procedente del mar, provocada por la diferencia de temperatura del agua y del aire, sorprendiendo a muchos habitantes de la capital y de otros municipios del litoral.

Este fenómeno meteorológico, que se acentuó a primera hora de la mañana, provocó que AENA Aeropuertos activara el plan de baja visibilidad que afectó a las operaciones de llegada de aviones, de ahí que se desviaran cinco vuelos con destino a Son Sant Joan por la intensidad de la niebla durante la mañana.

De los cinco vuelos desviados, explicó ayer la fuente de AENA, dos venían desde Barcelona y tuvieron que regresar al aeropuerto de El Prat. A estos hay que sumar un vuelo con origen desde Madrid, que tuvo que volver a Barajas, así como otro de Maó. El último vuelo desviado fue uno que venía procedente de Alemania y que al final tuvo que aterrizar en el aeropuerto de Maó.

A las 09.15 horas, se normalizó la situación no teniendo que realizar ninguna regularización de vuelos más», puntualizaron desde el gabinete de prensa de Son Sant Joan.

Todo el día

Las mismas fuentes indicaron que ningún vuelo con salida desde el aeropuerto palmesano tuvo que cancelar su salida por este fenómeno meteorológico.

La niebla se mantuvo en diversos puntos de la costa durante todo el día, y por la tarde era intensa en la zona del Paseo Marítimo o el Molinar de Palma.

Desde Meteorología se anunció que hoy también son posibles bancos de niebla matinales en las Islas.